• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Durante los días 25 y 26 de agosto, personal de la Brigada de Investigación de Delitos contra el Medio Ambiente (Bidema) de la PDI visitó las instalaciones de Enap para tomar muestras en las dependencias, referidas a los líquidos contenidos en las piscinas de los sectores en remodelación y ampliación de su planta en Quintero-Puchuncaví. El detalle de las diligencias fue incluido en un informe emanado desde la policía civil, que fue enviado a la Corte de Apelaciones de Valparaíso, y que desliza la presunta responsabilidad de la petrolera estatal por los episodios contaminantes que afectaron a la población los días 21 y 23 de agosto.

    Según revela La Tercera, el informe indica que “finalizadas las pericias, personal de esta brigada especializada, mientras regresaba a Santiago, presentaron malestar asociado a intoxicación por gases”. La situación obligó a dos funcionarias, subcomisarias Alicia Saavedra y Macarena Muñoz, a acudir al Hospital de Carabineros, lugar donde “se acreditó a través de certificado de atención de urgencia sintomatología coincidente con la de personas afectadas en Quintero”, de acuerdo a lo publicado por LT.

    Además, miembros de la PDI tomaron declaración en calidad de testigo a un fiscalizador de la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA). La instancia ocurrió el pasado 29 de agosto e Investigaciones estableció, a partir de la entrevista, que “se desprende haber fiscalizado diversas empresas y conforme a los antecedentes recabados, observados y percibidos, circunscribió la emanación de un olor intenso desde el sector piscinas de estanque de Enap”.

    Las conclusiones del informe establecen que las mediciones realizadas en las piscinas de decantación se obtuvieron “trazas de hidrocarburos volátiles, compuestos, los cuales derivaron a empresas colindantes a Enap (tolueno, benceno y xileno), con manifestaciones clínicas asociadas a dichos compuestos, pudiendo asociar a través de la evidencia recolectada que las piscinas de decantación de Enap corresponden a una fuente que aporta gases que pueden afectar la salud de las personas, hipótesis debidamente fundamentada en el informe policial remitido directamente a la Fiscalía Local de Quintero”.

    Pese a los registros de la PDI, el gerente general de Enap, Andrés Roccatagliata, declaró ante la comisión investigadora de la Cámara de Diputados el pasado lunes que “la prueba más concreta y evidente de que las labores del Terminal no son las causantes de los lamentables episodios de contaminación, es que estando esas labores detenidas desde el 24 de agosto, con posterioridad a esa fecha se han presentado alrededor de 1000 nuevas atenciones en los servicios de salud”.

    Gasmar y Oxiquim

    De acuerdo al matutino de Copesa, la indagación policial también incluyó declaraciones de trabajadores de Gasmar y Oxiquim. Estos últimos señalaron a la PDI que días previos al primer episodio de intoxicación masiva –21 de agosto– “percibieron en el ambiente un olor nauseabundo que les provocó malestar y debieron ser retirados de sus lugares de trabajo”.

    Asimismo, se tomaron muestras en dependencias de Gasmar, Oxiquim y en un camión de Nexxo, usado para labores de mantención de estanques de Enap. El resultado de esa inspección indica la presencia de una mezcla de hidrocarburos aromáticos compatibles con compuestos derivados del petróleo.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...