• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Giorgio Martelli negó haber participado de “actividades irregulares” con la constructora brasileña OAS, cuestionada actualmente por posibles financiamientos irregulares a campañas presidenciales de la ex Concertación.

    En una declaración publicada por La Tercera, Martelli señaló que “mi vinculación con OAS fue, en primer lugar, en el año 2009, con el fin de explicarles la legalidad del sistema de financiamiento reservado en campañas electorales, como lo prueban los mensajes publicados. Posteriormente, en el año 2014, ya terminada la campaña presidencial de ese entonces, desarrollé actividades profesionales para OAS en el marco de obras de construcción que esta empresa llevaba a cabo en forma legal en Chile, contratada bajo el gobierno del entonces Presidente Piñera”.

    En ese sentido, aseguró que “nunca he trabajado ni he apoyado actividades ilegales de esta empresa en Chile”, aunque reconoció la veracidad del contenido de uno correos publicados por La Tercera, además de gestiones de lobby y vínculos laborales.

    Tras esto, Martelli afirmó que en 2009 fue el comando del ex candidato presidencial concertacionista, Eduardo Frei, quien le pidió el contacto con la firma.

    “Los correos que se exhiben en 2009 muestran claramente que como parte de mi colaboración en la campaña presidencial del Presidente Frei, y por instrucciones de su comando, yo le informé al entonces representante de OAS en Chile, el mecanismo legal y formal de aportes reservados que cualquier empresa chilena (como era OAS Chile) debía conocer”, expresaron.

    Luego, agregó que “estos correos muestran contactos de dicho representante con diversos ministerios con el fin de ofrecer sus servicios en Chile, como lo hacen muchos profesionales, lo que se hizo de un modo similar a lo que hoy regula la ley del Lobby, inexistente en esa época”.

    “Nunca más tuve contacto alguno con OAS en Chile ni en Brasil, hasta el año 2014, varios meses después de concluida la campaña presidencial, donde por relaciones totalmente profesionales y alejadas del ámbito político, conocí a los nuevos ejecutivos de esta empresa en Chile. En esta relación profesional es que ofrecí a OAS Chile, en el marco de la construcción del Puente de Chacao, estudios de precios del suelo y un mapa turístico-cultural en Chiloé”, expresó.

    Martelli reiteró finalmente que “estas actividades están debidamente documentadas, respaldadas, son de público conocimiento y fueron entregadas en forma voluntaria y extensamente a la Fiscalía en mi declaración como testigo. Jamás se trató del pago de deudas de campaña y favores políticos algunos”.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...