• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Esta semana, la directora del INDH, Consuelo Contreras, visitó la Casa Memoria José Domingo Cañas, centro de detención y torturas de la DINA durante la dictadura, para evaluar acciones conjuntas que permitan proteger los sitios de memoria e instar al Estado a desarrollar políticas públicas que fortalezcan su labor.

    En la ocasión se reunió con parte de su directorio, representado por Marta Cisternas, Germán Chau, Bernardo de Castro y Tatiana Doddis, con quienes dialogó respecto de la importancia de preservar los sitios de memoria en un contexto democrático, para la no repetición de las graves y sistemáticas vulneraciones a los derechos humanos ocurridas en la dictadura.

    “La mantención de los sitios de memoria como medida de no repetición es responsabilidad del Estado, por lo que este debería disponer los recursos necesarios para su mantención. Se requiere una política de Estado que asegure recursos permanentes para la mantención del espacio y el funcionamiento a través de un equipo mínimo de atención”, afirmó Contreras.

    “Pedimos que se establezca una ley que proteja los sitios de memoria, que aporte al financiamiento de la mantención y desarrollo de los sitios de memoria como medida de no repetición” de los hechos ocurridos tras el golpe cívico militar, añadió la directora.

    “Es sumamente relevante la mantención de los sitios de memoria,  sobretodo en tiempos de voces de negacionismo sobre los crímenes de lesa humanidad ocurridos en Chile. Estas ruinas son testigos de que aquí desaparecieron personas y que fueron brutalmente torturadas, esta es la verdad”, puntualizó.

    Por su parte, Marta Cisternas, en representación del directorio del sitio, sostuvo que: “La Casa de Memoria José Domingo Cañas fue el llamado “Cuartel Ollagüe” en 1974 de la DINA. Por este lugar pasaron aproximadamente doscientas víctimas de la dictadura, de las cuales 54 permanecen en calidad de detenidos/as desaparecidos/as y una como ejecutada política. Este lugar fue un espacio de secuestro tortura y exterminio. Este lugar no ha sido protegido por el Estado de Chile sino que ha sido cuidado por personas voluntarias”.

    “La declaratoria de sitio de memoria no implica la preservación del lugar. Esto es relevante porque cuando viene una persona que es sobreviviente o cuando se han hecho reconstituciones de lo que aquí ocurrió, con algún juez, es importante que se mantenga el cimiento para poder definir en qué lugar la victima estuvo. Es clave preservar los elementos museológicos del sitio porque dan cuenta para los sobrevivientes que efectivamente este es el lugar donde estuvieron”, añadió Marta Cisternas.

    En su Informe Anual 2017 el INDH recomendó al Poder Ejecutivo velar por la sustentabilidad de los Sitios de Memoria para la recuperación, conservación y transmisión de la memoria histórica sobre las violaciones masivas y sistemáticas de los derechos humanos ocurridas en estos lugares, así como su inclusión en los programas de educación como garantía de no repetición.

    Asimismo, en su Informe Anual 2018 el INDH recomendó al Poder Ejecutivo garantizar un financiamiento basal a la totalidad de sitios de memoria recuperados y entregar asesoría técnica con el objeto de aumentar las organizaciones que reciben apoyo en la gestión de sitios de memoria.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...