• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Camilo Catrillanca Marín murió el pasado 14 de noviembre, luego de recibir un disparo en la cabeza en el contexto de un operativo realizado por el Comando Jungla de Carabineros en la comuna de Ercilla, región de La Araucanía. Pese a que en primera instancia el Gobierno intentó involucrarlo en el robo de tres autos desde una escuela de la zona, posteriormente reconoció que el joven mapuche conducía un tractor acompañado de un menor de edad al momento de producirse los hechos.

    Frente a esta situación, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presentó tres querellas relacionadas con el asesinato del comunero de 24 años: una por el homicidio de Catrillanca, otra por la obstrucción a la investigación que habrían protagonizado los carabineros que participaron en el operativo que culminó con la muerte del joven mapuche; y una tercera por el homicidio frustrado del adolescente mapuche de 15 años M.A.P.C., quien acompañaba a Camilo al momento de su muerte y que observó todo el suceso.

    Las acciones del INDH también se centraron en la autopsia al cuerpo de Camilo Catrillanca. De acuerdo al documento presentado ante el Juzgado de Garantía de Collipulli, observadores del organismo estuvieron presentes en el Servicio Médico Legal de Temuco y señalaron que “en esa oportunidad se apreció la herida mortal que consiste en una herida en la parte de atrás de la cabeza (nuca). La bala que habría ingresado a la cabeza por la nuca de la víctima es de la munición denominada con ‘encamisado de plomo’ que corresponde al armamento utilizado por Carabineros de Chile”.

    Respecto de la querella por el homicidio de Catrillanca, el INDH basó su presentación en que “tratándose de disparos perpetrados por agentes estatales (funcionarios de Fuerzas Especiales de Carabineros) por la espalda, impactando una bala en la parte posterior de la cabeza de Camilo Catrillanca, lo que le habría producido la muerte, sumado al hecho de que hubo cambio de munición de balines de goma a balas de plomo, da cuenta de datos duros y objetivos que llevan a proponer la presentación”.

    Al respecto, Rodrigo Bustos, jefe de la Unidad Jurídica Judicial del INDH, agregó que “estamos presentando querellas por homicidio, puesto que todos los antecedentes de los que disponemos muestran que el nivel de uso de la fuerza por parte del personal de Carabineros podía concluir con la muerte de alguna de las víctimas, lo que finalmente ocurrió”.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...