• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Que exista periodismo independiente también depende de ti. Una sociedad plural y democrática necesita de diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.

    Este martes CIPER publicó un reportaje en el que, a partir de lo recogido a través de testimonios y confesiones, se plantea que es posible confirmar que la llamada “Operación Huracán” fue un montaje.

    “Las pruebas presentadas por Inteligencia de Carabineros en causas de La Araucanía, Los Ríos e Iquique fueron falsificadas. Testimonios recogidos por CIPER reconstruyen paso a paso cómo se armó la máquina de fabricación de pruebas. Álex Smith y efectivos de Labocar ya lo reconocieron”, postula el Centro de Investigación Periodística.

    Confesiones judiciales que de acuerdo a lo expuesto en el artículo habrían tenido como efecto las renuncias del general director de Carabineros, Bruno Villalobos, y del director de Inteligencia de dicha institución, el general Gonzalo Blu.

    CIPER detalla que son al menos tres las causas en las que se incriminó a distintas personas, a partir de pruebas obtenidas a través de las “herramientas” que la Unidad de Inteligencia Operativa Especializada (UIOE) de Temuco afirma que fueron creadas por Álex Smith. En casos alojados en las regiones de La Araucanía y Los Ríos se inculpó a ocho comuneros mapuche. En tanto, en Iquique, sirvieron para acusar a tres cabos de Carabineros en la pérdida de armas.

    Alex Smith

    “La evidencia de que servidores y discos duros que utilizaba el personal de la UIOE desaparecieron y no pudieron ser incautados, y algunos testimonios de sus integrantes recogidos por CIPER, indican que entre los métodos que utilizaban para capturar información está la interceptación ilegal de teléfonos”, sostiene CIPER.

    Los mensajes en el celular de Llaitul

    De acuerdo a lo expuesto en el artículo, fue el 9 de agosto de 2017 -tras la venia del ministro de la Corte de Apelaciones de Temuco, Aner Padilla, para que la UIOE monitoreara una nómina de teléfonos- que se inicia el proceso que terminaría finalmente en un montaje. “En esa fecha comienzan a acumularse en el servidor de la UIOE (…) las decenas de chats que supuestamente inculpaban a comuneros mapuche en los más graves atentados en la zona en los últimos meses”, se detalla.

    Un mes y medio después, el 23 de septiembre de 2017, se llevó a cabo la “Operación Huracán”, con allanamientos y detenciones simultáneas en las regiones de La Araucanía, Biobio y Los Ríos, luego de lo cual la UIOE se quedó con celulares, pendrives y discos duros encontrados en esos operativos. Ocho fueron los comuneros detenidos y dejados en prisión preventiva, entre ellos Héctor Llaitul, vocero político de la CAM. La noche de esa jornada personal de Labocar de Temuco inició las pericias a los celulares de los acusados, donde habrían estado los supuestos chats exhibidos en El Mercurio y en Canal 13.

    Al respecto, CIPER plantea un dato trascendental: “A las 21:08 de ese mismo día el capitán Leonardo Osses, el tercero al mando de la UIOE, envió un correo electrónico a Álex Smith. En ese correo iba adjunto un archivo de texto llamado ‘Llaitul.txt’, el que contenía las mismas conversaciones que después aparecerían en un celular marca Lenovo de Héctor Llaitul, ahora con el nombre ‘Text.txt'”, asegura el Centro de Investigación.

    Capitán Leonardo Osses

    En efecto, de acuerdo a lo que descubrió seis meses después la PDI a partir de un peritaje, “a las 4:32 de la madrugada del 24 de septiembre el celular de Héctor Llaitul fue conectado a Internet a través de un modem Huawei”. Luego, desde el celular del líder de la CAM -detalla CIPER- “alguien ingresó a Gmail y 25 minutos después apareció en ese celular el archivo Text.txt que inculpaba al líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM). Ese archivo tenía el mismo contenido del que le envió Osses a Smith pocas horas antes”.

    “El hallazgo sorprendió a los peritos de la PDI. Porque las normas que rigen la cadena de custodia de los celulares incautados, indican que los equipos deben estar en ‘modo avión’, y no pueden ser conectados a internet, incluso cuando son sometidos a peritaje, para evitar que ingresen datos que modifiquen la información alojada en el teléfono”, se apunta en el artículo.

    Finalmente Marvín MarínDarwin VásquezManuel Riquelme y Marcos Sanhueza, los cuatro funcionarios de Labocar de Temuco que hacían los peritajes de los celulares incautados a los comuneros mapuche, confesaron: “El 5 de marzo pasado (…) declararon ante el fiscal Carlos Palma. Los cuatro apuntaron al capitán Leonardo Osses como el dueño del modem Huawei utilizado para conectar a internet al celular de Llaitul la madrugada del 24 de septiembre de 2017″, se apunta en el artículo.

    Tubicación no existe”

    CIPER sostiene que es muy probable que la misma fórmula que se utilizó para implantar archivos inculpatorios al celular de Héctor Llaitul, se usara con los equipos de los otros comuneros detenidos en el marco de la “Operación Huracán”. Esto, argumentan, “porque en el celular marca Alcatel de Claudio Leiva, apareció un archivo txt que registra como fecha de creación el 28 de septiembre de 2017 a las 15:02″. La pericia de la PDI “arrojó que ese mismo día ese celular fue conectado a internet, para descargar el programa Root kit, el que permite, en teoría, acceder a Whatsapp”, explican luego.

    Sin embargo, la llamada “Operación Huracán” no sería la única indagatoria en donde las “herramientas” tecnológicas se transformarían finalmente en tristes protagonistas. El capitán Leonardo Osses y Álex Smith viajaron a fines de 2017 a Iquique para utilizar las supuestas aplicaciones “Atorcha” y “Tubicación”, y colaborar en la investigación por la pérdida de 28 armas desde la Primera Comisaría de esa ciudad.

    “El 2 de marzo pasado Álex Smith dio su primer paso de colaboración efectiva con la justicia: ante el fiscal militar de Iquique, Jaime Arriagada, declaró que cuatro imágenes de armas habían sido implantadas en los celulares de los cabos acusados”, señala CIPER.

    La supuesta herramienta “Tubicación”, el segundo software creado por Álex Smith, sería igualmente protagonista en otra indagatoria, la del incendio de 28 camiones el 28 de agosto de 2017 en San José de la Mariquina, caso llamado luego “Operación Huracán II”.

    Utilizando “Tubicación”, la UIOE afirmó en su informe haber determinado la presencia de dos personas en el lugar del atentado, a la misma hora en que este se produjo. El problema -releva CIPER- es que “a esa misma hora, uno de los acusados, Patricio Antiago, era controlado por Carabineros ya que cumplía medida cautelar de arresto domiciliario nocturno”.

    La indagatoria de CIPER indica que el software “Tubicación” simplemente no existe. “Fue un nombre que inventó Álex Smith para el simple cruce de una aplicación disponible en internet, que supuestamente permitía obtener información desde router que comparten señales wifi, con el sistema de control de antenas que maneja Carabineros”, plantea la investigación.

    El Ciudadano

    Loading...