• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un investigador chileno, experto en termodinámica, inventó un calefactor “ecoeficiente” que quema madera, pero que promete ahorrar hasta un 75 por ciento de este combustible, alcanzando de paso más de un 90 por ciento de eficiencia calórica.

    El inventor es Héctor Becker, del Departamento de Ingeniería en Maderas de la Universidad del Bío Bío (UBB), quien según un informe facilitado a Efe está entusiasmado por los primeros resultados de su sistema, realizados en fábrica y bajo la premisa de que “la energía de la leña se transfiera a las viviendas y no a los pulmones de la gente”.

    Formado en la Universidad Libre de Bruselas y alumno del Premio Nobel 1972 Ilya Prigogine, Becker considera perfectamente posible mejorar sustancialmente la eficiencia energética y el desempeño de los actuales sistemas de calefacción que utilizan madera.

    Becker apostó por crear un equipamiento casero, adaptando el diseño de calderas de alta eficiencia utilizadas en instalaciones industriales. En esta nueva tecnología, a diferencia de las que emplean materiales refractarios que rechazan el calor, la cámara de combustión está conformada por un sistema de tubos cuya disposición logra recuperar la radiación que emite la leña.

    Se trata de un concepto originalmente desarrollado en Alemania para elevar la eficiencia de sus calderas de biomasa, perfeccionado por Becker en una serie de proyectos industriales en Centroamérica, donde estuvo radicado. El sistema logra además quemar gases como el alquitrán, la creosota y el ácido piroleñoso, presentes en las chimeneas y en el aire de las ciudades del sur del país.

    Becker incorporó también una cámara de combustión catalítica que permite quemar bien y transmitir al hogar un calor eficiente a razón de “una astilla por hora”. “Nuestro sistema logra quemar tres o cuatro veces menos leña para calentar la vivienda, logrando aportes importantes tanto al usuario como al ambiente y al recurso forestal”, precisó el investigador.

    Hasta ahora Becker ha desarrollado dos prototipos de esta innovadora estufa de combustión lenta, pero ya prepara otros 10 dispositivos similares. Para los investigadores, el proyecto rompe la errónea creencia de los efectos contaminantes del empleo de la leña como medio de calefacción doméstica.

    Por ello, según Becker, “antes de generar restricciones y planes de descontaminación que privilegian otros sistemas, se deben determinar científicamente los reales niveles de eficiencia de los equipos de combustión de biomasa existentes, incrementando las exigencias en su certificación”.

    Ello, a su juicio, permitirá quitarle el estigma a la leña y recuperar su empleo como un combustible renovable, económico y amigable con el medioambiente.

    Fuente: EFE

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...