• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Vía Radio Universidad de Chile / Tras dos días de clases suspendidas, los estudiantes de la Escuela Municipal Senderos de Culitrin de Paine regresaron a sus actividades este lunes. La suspensión se había decretado el pasado jueves ante indicios de una posible intoxicación por plaguicidas que sufrieron algunos docentes del establecimiento.

    A partir de una solicitud hecha por la Municipalidad de Paine, la Seremi de Salud acudió al colegio para inspeccionar la zona y así revisar si existía o no la presencia de algún químico peligroso. Después de la inspección, a través de un comunicado, la Escuela Senderos de Culitrin informó que se utilizó, en un predio aledaño, el producto fungicida Propizol 25EC, de sello verde.

    Este elemento “no representa peligro para la salud de las personas”, señalaron, apuntando además que en la inspección no se detectó presencia de trazas de productos químicos. El fundo fumigado sería Agrícola Rayenco de Cristóbal Maira Kast, miembro de Agricultores del Maipo AG.

    Asimismo, en el texto no se confirmó ni se descartó la existencia de personas intoxicadas. Sin embargo, desde radio La Voz de Paine, su directora Susana Caprile aseguró que sí hubo personas que presentaron malestar.

    “A nosotros nos llegó una denuncia anónima donde nos comentaron que había profesores que se empezaron a sentir mal y tuvieron que ir a la Mutual, y después de la Mutual de Seguridad de acá de Paine los trasladaron a Santiago, los tuvieron en observación y según lo que nos informaron cuatro profesores habrían recibido un diagnóstico de intoxicación severa”.

    La comunicadora comentó a radio U. de Chile que en conversación con el Jefe de Educación Municipal de Paine, Pedro Larraín, se les informó que la intoxicación era la principal hipótesis del malestar pero que esto debe ser confirmado. Consultada la Municipalidad de Paine, optaron por no referirse al tema, pero confirmaron que la posible intoxicación está siendo investigada por la Seremi de Salud.

    No obstante lo anterior, a pesar de que no se ha confirmado el hecho, el municipio tomó medidas para impedir efectos nocivos en la comunidad escolar que se encuentra rodeada de varios predios agrícolas. Entre las principales precauciones se encuentran construir un cierre perimetral sólido entre la escuela y el predio, prohibición de fumigaciones en períodos de clases, un calendario de fumigaciones que deberá estar a disposición del establecimiento y establecer un protocolo ante casos de intoxicación.

    Lucía Sepúlveda, representante de la Red de Acción en Plaguicidas Chile, comentó que en el país hay un problema con la fiscalización de los químicos utilizados para la fumigación: “El SAG tiene muy pocos fiscalizadores. Hay miles de predios en el país y ellos tienen una decena de fiscalizadores, además ellos también se preocupan de otras cosas como las exportaciones de alimentos, entonces la cantidad de predios que se fiscalizan en el año por el tema agrotóxico es muy menor y van después de que queda alguna escoba”.

    Además, Sepúlveda señaló que este tipo de hechos son más comunes de lo que se cree y que en muchas ocasiones la situación pasa desapercibida, pues los afectados no acuden al servicio médico, lo que dificulta llevar un registro de intoxicados por plaguicidas.

    Por otra parte, Camila Navarro, vocera del Comité por la Defensa de Paine, confirmó que esta situación es frecuente en la comuna y explicó que la poca transparencia que existe en torno a qué tipo de plaguicidas usa cada empresa dificulta las medidas preventivas.

    “Hasta el 2012 contábamos con un informe del Departamento de Salud que daba cuenta del número de intoxicaciones por agrotóxicos en Paine, entonces realmente la información sobre qué tipo de plaguicidas usan, qué marca, qué código, qué color de etiqueta, que es el que dice la toxicidad, es una información a la que no es fácil acceder. Este informe data de 2012 porque es súper difícil acceder y tener información actual”.

    Según información extraoficial recibida por la Red de Acción en Plaguicidas Chile, el plaguicida utilizado en el fundo habría sido el insecticida Zero5, que distribuye ANASAC/MONSANTO, químico autorizado en Chile con etiqueta amarilla lo que lo cataloga como moderadamente peligroso y muy toxico para las abejas. Este compuesto no puede usarse si hay viento y se fija en 12 horas el período de reingreso a la zona fumigada.

    Lucia Sepúlveda explicó que ocultar el tipo de plaguicida utilizado es bastante común para no informar el real daño que puede ocasionar el químico utilizado.

    Publicado por Diario y Radio Universidad de Chile

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...