• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Que exista periodismo independiente también depende de ti. Una sociedad plural y democrática necesita de diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.

    El Centro de Investigación y Defensa SUR (Cidsur) preparó un video con parte de la historia de José Tralcal Coche (52), uno de los tres condenados en el reciente juicio por el caso Luchsinger-Mackay. El dirigente mapuche fue declarado culpable, junto a Luis Tralcal y José Peralino, del delito de incendio de carácter terrorista con resultado de muerte. En junio se conocerá su condena y arriesga presidio perpetuo.

    Tralcal participó en la fundación de una junta de vecinos en Lleupeco. Desde ese espacio fue parte de la lucha por mejores condiciones para el regadío agrícola de su zona y se forjó como dirigente. “Siempre he tenido respeto por las autoridades. He sido un dirigente muy abierto, tenaz y muy directo. Yo no ando ocultando cosas, ni mendigando, sino que digo las cosas como son”, afirma en el registro.

    Su trayectoria como dirigente –dice– le costó la persecución por parte del Estado. En el año 2001, cuando ocurrió la toma del fundo Santa Margarita, fue detenido por Carabineros, mientras trabajaba en el canal de regadío. “Me fue a ver (Alberto) Chiffelle (fiscal regional La Araucanía) a la cárcel y me dice si usted quiere estar bien, tiene que renunciar a ser dirigente. Yo no quise renunciar como dirigente, por los valores que tengo y porque no podía dejar a la deriva a las familias mapuche que son vulnerables”, relata José Tralcal.

    Junto con mostrar una fotografía con el ex intendente de La Araucanía y actual diputado de Evopoli, Andrés Molina, el comunero contó sobre un encuentro con el actual senador Felipe Kast. “Cuando era ministro de Desarrollo Social, hablé muchas veces con él. Nos sentamos a la mesa, incluso almorzamos juntos en cerro Ñielol. Él me decía estos son espárragos, vienen del norte. Yo sabía que venían del norte, pero como anécdota me hacía el ignorante y le decía que eran brotes de coligüe”, recuerda el dirigente mapuche.

    No solo el condenado por el caso Luchsinger entregó su testimonio, también lo hizo su hijo, Juan Carlos Tralcal, quien destacó que José “siempre ha impulsado la motivación de estudiar. Ahora estoy con la tesis, trabajando en la Universidad de Concepción y siempre ha fomentado como una herramienta importante para desarrollarse y para aportar de alguna manera con el desarrollo de las comunidades”.

    Loading...