A un año de la muerte de Antonia Garros, el Juzgado de Garantía de Chiguayante, a cargo de Karina Mihovilovic, determinó rechazar reabrir la investigación y decidió el cierre defenitivo del caso.

Antonia Garros, de 23 años, se lanzó desde el piso 13 de un edificio en Concepción en medio de una pelea con su pololo, Andrés Larraín,quien fue formalizado en la investigación por inducción al suicidio.

Su caso motivó diversas manifestaciones a nivel nacional demandando la creación de la “Ley Antonia”, donde se establezcan sanciones y penas a  la violencia en el pololeo.

A pesar de los antecedentes presentados en la investigación, este viernes el tribunal decidió sobreseer a Larraín, el que se encontraba con arraigo nacional, luego de ser formalizado por los delitos de lesiones menos graves reiteradas contra la joven, la que había presentado denuncias por violencia.

Según expresó durante la audiencia el abogado de la familia de Antonia Garros, Andrés Cruz, no se entrevistó a un testigo que asegura haber escuchado gritar ese día a Antonia  “no me quiero morir, no me quiero morir”, dato que es considerado clave por los querellantes.

No Hay Más Artículos