• El Ciudadano | Edición Internacional
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Durante los últimos siete años la Antártica ha perdido un área de hielo submarino del tamaño de la isla española Gran Canaria, según establece un estudio realizado por la misión CryoSat de la Agencia Espacial Europea (ESA), que especifica que dicha pérdida se debe a que el agua cálida que circula bajo el borde flotante del continente está acabando con el hielo fijado al fondo marino.

    “La mayoría de los glaciares antárticos fluyen directamente hacia el océano a través de profundos canales submarinos, y el lugar donde su base abandona el lecho marino y comienza a flotar se conoce como la línea de apoyo en tierra. Estas líneas de apoyo en tierra se suelen encontrar a un kilómetro o más por debajo del nivel del mar y no se puede acceder a ellas ni siquiera con sumergibles, por lo que los métodos de detección remota resultan extremadamente valiosos”, explica la ESA en un comunicado difundido este miércoles.

    Así, en lo específico, la investigación, dirigida por Hannes Konrad, del Centro para la Observación y el Modelado Polares de la Universidad de Leeds (Reino Unido), determinó que entre 2010 y 2017 se derritieron 1.463 kilómetros cuadrados de hielo submarino en el océano Austral.

    En ese sentido, se indicó que el equipo siguió el movimiento de las líneas de apoyo en tierra de la Antártica gracias al satélite CryoSat, para elaborar el primer mapa completo que muestra como este borde submarino se está separando del lecho oceánico, registrando los mayores cambios en la Antártica Occidental, donde más de una quinta parte del manto de hielo ha retrocedido “a una velocidad mayor que el ritmo de desglaciación desde la última era de hielo”.

    Según Konrad, este estudio demuestra “claramente que se está produciendo un retroceso en toda la capa de hielo debido al deshielo de su base y no solo en aquellos puntos que se habían cartografiado hasta ahora”, lo cual, añade el investigador, ha tenido un enorme impacto en los glaciares interiores, lo que contribuye al aumento global del nivel del mar.

     

    Loading...