• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    A fines de julio, el machi Celestino Córdova, primer condenado por el caso Luchsinger-Mackay, pudo asistir a su comunidad para renovar su rewe, una ceremonia enmarcada en su deber como autoridad espiritual.

    Córdova tuvo que pasar por dos huelgas de hambre, totalizando más de 150 días en ayuno, para sensibilizar a las autoridades respecto de las necesidades espirituales de las personas indígenas que cumplen condenas en recintos penales de Chile.

    La petición del machi movilizó a miles de personas a lo largo del país. Por lo mismo, la autoridad espiritual emitió una declaración desde la cárcel de Temuco agradeciendo a todas las personas que se manifestaron en su favor.

    “Vengo a agradecer a cada una de las personas mapuche y no mapuche que apoyaron y solidarizaron con la gran movilización que se realizó en el marco de la huelga de hambre que realicé para poder ir a mi Rewe y poner en la palestra la necesidad de todos los pertenecientes a pueblos indígenas de ejercer libremente su espiritualidad y el derecho a la salud donde sea que estén”, señaló el machi.

    Córdova subraya que su salida al rewe es “un triunfo del pueblo Mapuche y de la solidaridad del pueblo chileno en movilización” y en ningún caso “un arranque de humanidad del gobierno”.

    El machi también se refirió a la situación que afecta al lonko Alberto Curamil y a Álvaro Millalen, ambos detenidos y acusados de participar en un asalto a una caja de compensación en la comuna de Galvarino.

    Para Celestino Córdova, con la detención de los comuneros “queda demostrada la necesidad del Gobierno de demostrar al empresariado que el Estado y sus instituciones harán todo lo posible por continuar depredando e instalándose en el Wall Mapu y dando una señal concreta de lo que le espera a los que se oponen y defienden a la Ñuke mapu, a los que defienden la naturaleza y se oponen a los proyectos extractivistas y que combaten la expansión forestal, la invocación y perfeccionamiento de la legislación antiterrorista”.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...