• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    BancoEstado anunció esta tarde el despido de los responsables de la sucursal de Linares, donde el 29 de noviembre pasado se realizó un polémico simulacro de asalto y toma de rehenes, el cual, en forma insólita, no fue informado a los trabajadores.

    Como consecuencia de esto, los presentes vivieron la irrupción de asaltantes armados y disfrazados con overoles como un hecho real, al punto que dos empleadas bancarias sufrieron estrés postraumático y decidieron querellarse contra quienes resulten responsables.

    “Desde el banco no le informaron a los trabajadores que habría un simulacro, ellos pensaron que todo era cierto y los amenazaron de muerte, con garabatos y un trato brutal. Dos funcionarias nos pidieron asesoría e interpusimos una querella contra quienes resulten responsables de secuestro y amenazas”, dijo el abogado querellante, Hugo Veloso.

    “Desde el banco culpan a Carabineros, desde Carabineros al banco, mientras nadie se preocupa de contener a dos funcionarias que están con tratamiento psiquiátrico y estrés post traumático sin querer volver al banco”, añadió el abogado Veloso.

    En tanto, desde la entidad bancaria señalaron en un comunicado que “para BancoEstado el cuidado de las personas, clientes y colaboradores es de suma relevancia. Es por ello que, atendiendo a la gravedad de los hechos ocurridos en Linares y tras la investigación interna respectiva, la administración resolvió desvincular a los responsables del banco, quienes accedieron que se llevara a cabo este simulacro”.

    Claudia Sepúlveda es una de las querellantes y relató entre sollozos: “Me golpearon, me pusieron de rodillas y amenazaron de muerte. No sé por qué nos retuvieron tanto tiempo sin decirnos nada, yo estoy muy mal y nadie nos dio una explicación”.

    También entre lágrimas, la trabajadora Lorena Trejos relató que fueron “muchos garabatos que me asustaron y me encerré en el baño, como pude miré y vi que a una colega la amenazaban de muerte dos personas con armas en la espalda vestidas de blanco y con máscaras… Yo pensaba. ‘Esto no puede estar pasando'”, indicó.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...