• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    “Estamos en presencia de un escenario prácticamente de guerra en contra del movimiento mapuche cuando de reivindicación territorial se trata”. Ese es el diagnóstico que realiza el vocero político de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul, a propósito del asesinato de Camilo Catrillanca, joven mapuche que recibió un balazo en la cabeza en el contexto de un operativo del Comando Jungla de Carabineros, el pasado 14 de noviembre en la comuna de Ercilla.

    Piñera presentando el Plan Impulso Araucanía, septiembre de 2018

    En diálogo con Cooperativa, el referente mapuche explicó que el proceso de reivindicación territorial empujado por distintas organizaciones busca “la reconstrucción del pueblo nación mapuche sobre la base de la recuperación de tierra”. An este sentido, acusó al Estado de responder con “prisión política, con criminalización, con aumento de militarización, con asesinato político, desaparición forzada, allanamientos masivos y esto que se conoce del estreno de fuerzas de elite que van actuando de manera desproporcionada con lógicas que parecían de otros tiempos”.

    De acuerdo al análisis del portavoz de la CAM, el Plan Impulso Araucanía, iniciativa anunciada por el Gobierno consistente en un conjunto de inversiones en la zona, “es también responsable de los crímenes que se han cometido en contra de nuestros peñis porque hay profundización del modelo de tipo neoliberal, de tipo extractivista que está arremetiendo y arrasando nuestros territorios”.

    “Es cosa de observar, de entender, cuál es la dimensión o el impacto que han causado las forestales u otros proyectos de inversión capitalista que están depredando nuestra territorialidad ancestral y se niegan a la devolución de nuestras tierras. En ese plano está instalado con lógica productivista, economicista, un Plan Araucanía en donde la inyección de recursos pretende buscar esta paz o esta estabilidad que es un artificio, porque en el fondo todo está concatenado con represión”, añadió en la estación radial.

    Carabineros custodiando explotación forestal

    Llaitul expuso que la disputa territorial genera la colisión entre las comunidades mapuche y las empresas asentadas en el espacio reclamado por el pueblo preexistente. De esta manera, aclaró que el conflicto no apunta al pueblo chileno, sino que a la élite económica detrás de los proyectos de inversión que afectan la tierra y el agua.

    “Nuestras demandas por las tierras, nuestras demandas por la reivindicación territorial chocan de frente con los intereses del gran capital, este no es un problema con la sociedad chilena, con el pueblo chileno, este es un problema con los grupos económicos y con las oligarquías y con la derecha que defiende de forma descomunal los procesos de inversión capitalista en contra de nuestro pueblo”, remarcó.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...