• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Tras la querella presentada en su contra por el Servicio de Impuestos Internos, el ex candidato presidencial y fundador del PRO, Marco Enríquez-Ominami, respondió a las declaraciones del ex gerente de Soquimich, Patricio Contesse, quien fue el que lo vinculó a este caso.

    La acción judicial del SII contra ME-O es por la facilitación de 38 facturas supuestamente falsas, 36 de ellas extendidas a la firma SQM Salar S.A, y dos a la Sociedad Química y Minera de Chile S.A.

    Este martes, Enríquez-Ominami utilizó su cuenta de Twitter para dar a conocer sus descargos, afirmando categóricamente que “Contesse miente. Exijo un juicio para probar mi inocencia. Quiere salvarle el pellejo a sus amigos. Les aseguro que pretenden cerrar el caso y que todos queden libres de polvo y paja. Exijo ir a un juicio”, dijo el fundador del PRO.

    Posteriormente, agregó: “Soy inocente de todo lo que se me acusa y así lo demostraré ante quien corresponda. No he cometido delito tributario alguno ni me he enriquecido indebidamente. Algunos fiscales se equivocan si piensan que acusándome serán percibidos de mejor manera. Querella en mi contra no es más que un chivo expiatorio”, concluyó el ex diputado.

    Recordemos que el ex gerente de Soquimich, Patricio Contesse, dijo en sus recientes declaraciones como imputado en este caso, que conoció a Enríquez-Ominami “porque me lo presentó Carlos Ominami, en la época que Marco ya era diputado por el Partido Socialista (…) con relación a los hechos que se investigan, durante el año 2009 don Marco Enríquez Ominami solicitó reunirse conmigo en la empresa, yo lo recibí, y él me solicitó apoyo financiero para su candidatura presidencial del año 2009. Yo accedí a lo solicitado”, dijo Contesse.

    “Marco me solicitó una cantidad determinada y negociamos el monto. Las conversaciones para financiar sus campañas políticas y para financiar el PRO, siempre fueron entre Marco y yo exclusivamente, nunca participó nadie más (…) cuando estábamos conversando, sobre los aportes, Marco me señaló que iba a utilizar las facturas de la empresa del señor Cristian Warner (…) de hecho ignoro si Cristian Warner iba o no a dejar las facturas o recibir los pagos, sólo hablábamos con Marco que las facturas para recibir estos aportes serían emitidas por la empresa de Cristián Warner”, agrega la declaración de Contesse.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...