• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Más de 80 mil personas marcharon este sábado en Santiago en una alegre y colorida manifestación a favor del autocultivo y uso de cannabis con fines medicinales y recreativos.

    La marcha, en su decimotercera edición, fue replicada en otras ciudades del país, como Valparaíso y Concepción, y fue convocada por la Fundación Daya, Mamá Cultiva, Amigos del Cannabis y Cultiva Medicina, organizaciones que desde hace años trabajan para que se legalice el uso de la marihuana medicinal y se regule su utilización recreativa.

    Recordemos que en diciembre del 2015, el Gobierno de Michelle Bachelet aprobó una normativa que autoriza la elaboración y venta de medicamentos derivados del cannabis, aunque de forma restringida y con precios fuera del alcance de la mayoría.

    Por ello, para las organizaciones, el modelo legal vigente -prohibitivo-, está “fracasado”, pues crea más problemas que soluciones a los fenómenos asociados al consumo, producción y comercio de sustancias psicoactivas, con más de un millar de personas imputadas en 2017 por tenencia y cultivo de cannabis.

    “Cada vez que una chilena o chileno es víctima de un procedimiento policial, sus plantas son incautadas y se genera un grave trauma”, señaló Ana María Gazmuri, directora ejecutiva de la Fundación Daya, agregando: “No aceptamos que el Estado siga vulnerando nuestros derechos. Respetar los derechos de los usuarios de cannabis es respetar los derechos humanos”.

    “La ciencia debe ponerse al día con la ciudadanía y los médicos también. Deben entender que el cannabis es una planta medicinal”, sentenció Gazmuri.

    Cabe destacar que en marzo pasado, la Cámara de Diputados aprobó en primer trámite legislativo un proyecto que modifica el Código Sanitario para incorporar y regular el uso de productos derivados de cannabis con fines medicinales.

    Aunque por una amplia mayoría los parlamentarios respaldaron la idea de garantizar los derechos de miles de pacientes que hoy utilizan la cannabis para sus tratamientos de salud, también incluyeron indicaciones que deberán ser analizadas por la Comisión de Salud.

    La iniciativa establece que el uso de cualquier especie, subespecie o variedad del género cannabis destinados a la atención de un tratamiento médico deberán ser prescritos por un médico mediante la correspondiente receta, que constituirá una autorización suficiente cuando especifique las dosis necesarias, el tiempo de duración del tratamiento y corresponda a alguna de las enfermedades susceptibles de ser tratadas mediante estos productos.

     

    Loading...
    Loading...