• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    13 02 17 - arenito movilh

    El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) se refirió a las polémicas declaraciones de Alexander Núñex («Arenito») en el programa de Chilevisión Primer Plano. En el estelar farandulero, el ex integrante de Yingo dijo que había dejado de ser homosexual desde que entró a participar en una iglesia evangélica.

    Desde el Movilh aclararon que «la “orientación sexual”; sea lésbica, gay, bisexual o heterosexual; no es una elección, ni una decisión, es una realidad natural. Ni la cultura, ni un decreto, ni una ley, ni una religión podrán jamás modificar una “orientación sexual”».

    Además, consideraron que «la “conducta sexual”; sea lésbica, gay, bisexual o heterosexual; puede ser la misma o una diferente a la “orientación sexual”. Esto significa que una persona homosexual puede tener “conductas heterosexuales”, incluso casándose con alguien de distinto sexo y no experimentando nunca, u ocasionalmente, su “orientación sexual” natural. Lo mismo puede ocurrir con personas heterosexuales, cuando viven siempre u ocasionalmente “conductas homosexuales”, pero sin variar jamás su “orientación sexual”».

    Desde la organización explicaron que cuando la «conducta sexual» de una persona es diferente a su «orientación sexual»; es decir cuando sus prácticas sexuales son distintas a su propia naturaleza; «muchas razones pueden explicar ello, como la curiosidad, el deseo por experimentar, la discriminación o la presión social, cultural o religiosa».

    «Toda influencia o intento por modificar la “orientación sexual” de las personas constituye un abuso, una violación a los derechos humanos, que merece el máximo repudio social y estatal, en cuanto sólo genera efectos nocivos, asimilables en el corto o largo plazo a la tortura», añadió la organización presidida por Ramón Gómez Roa.

    En este sentido, argumentan que «todos los estudios exclusivamente científicos han concluido que cualquier intento por modificar la “orientación sexual” de las personas está destinado al fracaso. Sin embargo, el sólo intento, afecta gravemente la estabilidad emocional, en el corto, mediano o largo plazo».

    Respecto a los dichos de Arenito, el Movilh sostuvo que sus declaraciones «carecen de todo fundamento racional, violentan la dignidad de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales (LGBTI), en especial la de niños y jóvenes que están descubriendo o asumiendo su orientación sexual. En un país donde la homofobia y la transfobia matan, sus declaraciones homofóbicas son peligrosas e intolerables».

    «Repudiamos con especial fuerza los nefastos intentos de algunas iglesias y religiones por aprovechar la vulnerabilidad, problemas o tristezas de las personas para intentar modificar aspectos de su naturaleza humana, lo cual sigue ocurriendo a diario en Chile, dañando severamente la calidad de vida. Estas prácticas deben ser denunciadas y erradicadas por sus efectos y porque así lo exigen organismos como la Organización Panamericana de la Salud (OPS)», agregaron desde el Movilh.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...