• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La oficial de Educación de la Unicef, Soledad Cortés, señaló en una entrevista con el diario La Tercera que entre los factores que inciden en la deserción escolar se encuentran la suspensión y la expulsión, en referencia a la discusión en torno al polémico proyecto “Aula Segura”, actualmente en el Parlamento.

    “La evidencia mundial y nacional dice que entre los factores que inciden importantemente en la deserción escolar están la suspensión y la expulsión. Y Chile ha adoptado decisiones que apuntan a cumplir la Convención sobre los Derechos del Niño, comprometiéndose a reducir la deserción escolar”, indicó Cortés.

    La especialista recordó que “en 2003, Chile asumió los 12 años de obligatoriedad escolar; en 2013, se le dio obligatoriedad al kínder, y también se garantizó que las estudiantes embarazadas y los estudiantes con VIH no pueden ser expulsados. Chile ha ido en la dirección correcta. Y este gobierno hizo dos anuncios importantes en esa materia: el Acuerdo Nacional por la Infancia y el Compromiso País, donde se aborda la situación de los niños. Hay un compromiso por reducir la deserción, por lo que cualquier ley debe ir en esa dirección”.

    “Cualquier acto de violencia en los colegios, sea cometido por estudiantes u otros, debe tener una sanción. En el caso de los estudiantes, como están en un proceso formativo, es clave que la sanción también sea formativa, basados en la Convención sobre los Derechos del Niño, que es el instrumento que nos guía y que contiene un compromiso, asumido por Chile, de que la disciplina escolar debe basarse en el respeto y dignidad de los niños”, añadió la representante de la Unicef.

    En ese sentido, Soledad Cortés reiteró que la evidencia comparada señala que cualquier medida disciplinaria “es positiva si es formativa, pero cuando es punitiva, eso no contribuye a la resolución de la violencia”.

    “Esperamos que el proyecto, en general, dé orientaciones a la política pública para solucionar los problemas que hoy tiene la convivencia escolar. Las relaciones humanas son complejas, por lo que cuando hay un problema, se requiere una solución integral. Por eso nuestra posición es que así como habrá un proyecto de ley, también debe haber una política de convivencia escolar”, puntualizó la especialista.

    Finalmente, Cortés expresó su preocupación por los altos niveles de violencia a los que están expuestos los niños, por parte de la sociedad, incluidos sus padres: “La Casen de Niñez dice que en el 50% de los hogares en donde hay niños existen situaciones de violencia en los barrios, lo que es muy grave. Pero, además, hay un estudio de Unicef que dice que siete de cada 10 niños son víctimas de violencia por parte de sus padres y que el 25% recibe agresiones físicas de estos. Y una encuesta del Ministerio del Interior de 2014 dice que el 22% de los niños ha sido agredido más de dos veces en su colegio, y que el 25% ha agredido a un compañero dos veces en un año. Los niños han aprendido de sus entornos que la resolución de conflictos podría ser a través de la violencia”.

    “Chile cuenta con la Ley de Responsabilidad Penal Adolescente, y en el caso de que ellos cometan delitos, se tiene que aplicar esta ley, que busca que adolescentes se hagan responsables de sus actos a través de sanciones, pero también que sean reinsertados. Frente actos delictivos, ya existe una ley”, concluyó la representante de Unicef.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...