• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    A mediados de abril, la Cámara de Diputados discutía el retiro, por parte del Gobierno, del proyecto que otorgaba una aporte reparatorio a las víctimas de la dictadura cívico militar encabezada por Augusto Pinochet. En ese contexto, Pamela Jiles encaró a Ignacio Urrutia, luego de que este último tratara de “terroristas” a las personas que padecieron prisión política y tortura.

    El episodio tuvo una derivada a fines de agosto, cuando la comisión de Ética de la cámara baja sancionó a la diputada Jiles. La resolución contó con dos votos de diputados del Frente Amplio –Vlado Mirosevic y Renato Garín– mismo conglomerado al que pertenece la periodista.

    Esta serie de sucesos tuvo una nueva consecuencia. Pamela Jiles renunció a la presidencia de la comisión de Familia, por “la votación en mi contra de dos parlamentarios del Frente Amplio (FA) que decidieron castigarme por enfrentar una agresión pública del diputado Urrutia a todas las víctimas de DDHH de la dictadura”, según explicó en entrevista con La Tercera.

    “Existía un acuerdo suscrito con el presidente del Partido Humanista, Octavio González, de no sancionarme, que ambos diputados incumplieron. Incluso, engañaron a otros integrantes de la comisión para obtener el resultado sancionatorio”, denunció la parlamentaria humanista.

    “El FA le pertenece al pueblo”

    La diputada sostuvo que el FA abarca un arco “que va desde la izquierda histórica más radical hasta gente de derecha” y que esa “es una diversidad esencial, identitaria, que constituye la mayor riqueza del conglomerado”. Sin embargo, identifica a sectores que “querrían transformar la coalición en el nuevo partido del orden” y que “amenazan con poner una línea divisoria entre quienes -desde su particular criterio- tendrían o no derecho a continuar en el FA”.

    Pamela Jiles encarando a Ignacio Urrutia

    “El FA le pertenece al pueblo, no a unos dirigentes ni a oscuros funcionarios ni a pseudointelectuales que no inciden en nuestras bases y nadie conoce. (…) Al FA debemos ampliarlo, no estrecharlo; debe ser inclusivo, no excluyente; debe acoger, no rechazar; debe abrir los brazos e invitar a la ciudadanía”, planteó la periodista a LT.

    Jiles postuló que las decisiones al interior del conglomerado “deben darse de cara al pueblo y con la mayor participación”, a través de “los medios, las asambleas, los ampliados territoriales”. En este sentido, expuso que “los debates por los medios son democratizadores y quienes les temen, en verdad quieren imponer las decisiones desde su posición de élite”.

    También tuvo palabras para sus compañeros de coalición, Vlado Mirosevic, Gabriel Boric y Giorgio Jackson, quienes entraron al Congreso en el año 2014, previo a la formación del FA. La diputada comentó que para el trío “no ha sido fácil pasar de tres a 21 parlamentarios” y que los ha “visto erráticos, desconcertados, les ha costado compartir liderazgo”.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...