La “Operación Huracán” continúa dando coletazos. A los numerosos cargos en contra de Carabineros por implantación de pruebas, el cuestionamiento público a la institución y al Gobierno, se sumó esta semana un extenso reportaje de Ciper Chile en donde a partir de testimonios de los involucrados se califica al procedimiento policial como un “montaje”.

Uno de los grandes damnificados fue Héctor Llaitul. El líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) era sindicado por Carabineros como uno de los cabecillas  de una peligrosa asociación ilícita. Luego de las investigaciones pertinentes, la policía pasó a estar en el ojo del huracán, acusados de montaje y obstrucción a la justicia.

Pero no solo comuneros mapuche han sido perjudicados por el procedimiento de Carabineros en este caso. Richard Curinao,  director y editor del medio de noticias Werken.cl, después de una llamada de un periodista de Ciper se enteró que su nombre figura en una de las carpetas investigativas de la “Operación Huracán”.

“Se me había investigado y parte de ello era el hackeo de mi correo electrónico, la falsificación de unos supuestos chats de mi parte donde me incriminaban de envío de una orden de mantener un clima de violencia en la noche en la que el Papa Francisco llegara a Temuco”, relata Curinao en diálogo con El Ciudadano

Pero no es el único ejemplo que el periodista entrega. Comenta que cuando el integrante de Ciper lo llamó, le pidió las claves de sus diferentes cuentas porque sospechaba que desde “Antorcha” habrían conseguido obtener las contraseñas de Curinao. “Y efectivamente concordaban, lo que confirma que habían tenido acceso a mi correo electrónico personal”, denuncia.

Es por estos hechos que Curinao decidió querellarse contra quienes resulten responsables de este delito. Los cargos por los cuales decide poner esta denuncia son sabotaje informático, violación de secreto, falsificación y uso malicioso de documento público y falso testimonio por perjurio y denuncia calumniosa. Además, denunció obstrucción a la justicia.

La razón por la cual Richard Curinao interpone esta querella es para -como señala- generar un precedente. “Hace mucho tiempo se viene vulnerando la misión de los comunicadores mapuches, que es poder informar a los mapuches”, expresa.

Pero no es la primera vez que el director de Werken.cl tiene problemas con la policía. En 2010, según relata, fue objeto de un hallanamiento por parte de la Policía de Investigaciones (PDI), quienes buscaban obtener las fuentes de información que poseía en ese momento. Además, en 2015 fue requerido por la PDI por el mismo motivo. “Pero en ese momento me acaté al derecho de secreto de mis fuentes, por lo que no entregué ninguna información”, señala.

“Son acusaciones súper graves. Si no se hubiera descubierto este montaje, y la investigación siguiera adelante y en curso, yo podría estar formalizado en este momento y en prisión preventiva por algo que no hice”, advierte.

Durante la tarde de este miércoles, Richard Curinao informó que la acción judicial que interpuso fue admitida por la Justicia.

Loading...