• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Durante la jornada de este lunes se confirmó la muerte del histórico líder de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Alejandro ‘Pipo’ Rojas, quien falleció tras estar varios días en un estado crítico debido a un cáncer que lo afectaba.

    Junto con los recuerdos como estudiante de Odontología de dicha casa de estudios, su legado en el liderazgo estudiantil y político será recordado por ser el primer presidente de la Fech que militaba en la Unidad Popular, cargo que desempeñó por tres años seguidos (entre 1970 y 1973), , mientras en forma paralela, era diputado por Santiago.

    En este contexto, en el documental “La batalla de Chile”, aparece un registro de un debate televisivo donde participa Alejandro Rojas, quien discute con un representante del Partido Nacional sobre la violencia política.

    En ese sentido, una vez consumado el golpe militar, “Pipo” fue expulsado de la universidad, pasó a la clandestinidad, y luego salió al exilio, pasando por varios países de Europa, radicándose finalmente en Canadá, lugar donde vivió hasta la actualidad.

    Aunque contaba con un liderazgo innato y planteó su lucha en las calles, su vida en el extranjero lo llevó por el camino de la academia y sociología, liderando un proyecto en Vancouver al servicio de la educación pública y la alimentación, llamado “Pensar y comer verde en la escuela”.

    Fue este plan el que, luego de 40 años del exilio, lo reencontró con la Universidad de Chile, siendo la casa de estudios la encargada de entrevistarlo. En aquella instancia vivida en 2016 comentó que su inserción a la política se dio “después del año ’64, cuando Allende estuvo a punto de ganar, dije, ‘no, ahora hay que comprometerse’. En la noche de la derrota yo decidí entrar a la Jota”.

    Al recordar su vida luego del golpe militar, Rojas señala que “después de pasar un año en la embajada, salgo finalmente del país y ahí me designaron vicepresidente de la Unión Internacional de Estudiantes en representación de los estudiantes de las federaciones universitarias chilenas. Estuve tres años en Praga durante los que me encargaron de la campaña de derechos humanos en América Latina, visité 60 países, organizamos una manifestación continental de todos los estudiantes europeos en solidaridad con Chile, y bueno, a todas partes había que ir y contar qué estaba pasando”, afirmó esa vez.

    “Fueron años muy políticos. Luego entré en un agotamiento absoluto y pedí a las organizaciones que coordinaban la solidaridad con Chile, en ese tiempo a Chile Democrático que estaba en Roma y al propio Partido Comunista en el que yo militaba, que quería recuperar la vida de una persona normal. Así que volví a estudiar y entonces me pidieron que fuera a Ginebra a hacerme cargo del trabajo de presentación de casos a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU”, añadió Rojas en aquella entrevista.

    Fuente: Radio Universidad de Chile

    Loading...
    Loading...