• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Aportando antecedentes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), del Ministerio de Salud (Minsal) y del Colegio de Psicólogos, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) solicitó hoy a Librería Antártica que saque de circulación el texto “Comprender y sanar la homosexualidad, alguien que tú conoces necesita este libro”, de Richard Cohen.

    El libro, que vende en distintas librerías y en el sitio web de Antártica, “se sustenta en la idea de que la homosexualidad es una enfermedad y puede curarse y en tal sentido brinda recomendaciones que son un peligro para la estabilidad física y emocional de las personas”, señaló el vocero del Movilh. Oscar Rementería.

    En carta dirigida a la Librería Antártica, el Movilh añadió que el libro “es un evidente peligro para la personas, en particular para niños, niñas y adolescentes, en tanto no es un texto que relate un hecho o exprese una opinión, pues su abierto e implícito interés es motivar el ejercicio de conductas para revertir la homosexualidad”.

    El Movilh recordó que en 2012 la Organización Panamericana de la Salud (OPS), llamó a las sociedades a las instituciones académicas y a los Estados a prevenir y erradicar toda recomendación o terapia que busque sanar, revertir o curar la homosexualidad, en tanto tales medidas solo generan daños.

    En efecto, en el documento “Curas para una enfermedad que no existe”, la OPS es enfática en indicar que “abundan los testimonios sobre los daños a la salud mental y física que produce la represión de la orientación sexual (…) No solamente no se han podido demostrar cambios en su orientación sexual, sino que se ha observado que el intento de cambiar se asocia con depresión, ansiedad, insomnio, sentimientos de culpa y vergüenza e inclusive se han reportado ideaciones e intentos de suicidio. En vista de esta evidencia, imbuir en un paciente la idea de que tiene un ‘defecto’ y de que debe cambiar, constituye una violación al primer principio ético de la atención de la salud: ‘lo primero es no causar daño’. Esto afecta el derecho a la integridad personal y a la salud, sobre todo en su esfera psicológica y moral”.

    Añade que “las agrupaciones profesionales deben diseminar entre sus miembros documentos y resoluciones de instituciones y agencias nacionales e internacionales en las que se hace un llamamiento a despsicopatologizar la diversidad sexual y a prevenir el uso de intervenciones dirigidas a cambiar la orientación sexual” y que “la utilización de las llamadas ‘terapias de reconversión’ o ‘reparativas’ debe ser considerada fraudulenta y violadora de los principios éticos de la atención de la salud. Los individuos o instituciones que la realicen deben ser sometidos a las sanciones que correspondan”.

    En tanto, en 2016 el Ministerio de Salud de Chile fue enfático en advertir que “las prácticas conocidas como ‘terapias reparativas’ o ‘de reconversión de la homosexualidad’ representan una grave amenaza para la salud y el bienestar, inclusive la vida de las personas afectadas”. A esto se suma que ya en 2008 el Colegio de Psicólogos de Chile había rechazado este tipo de intervenciones.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...