• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Este lunes tuvieron lugar los alegatos finales del juicio por el caso de Rodrigo Avilés, el joven que en el año 2015 estuvo al borde de la muerte tras ser impactado por un chorro del carro lanzaguas de Carabineros en una protesta por el 21 de mayo en Valparaíso.

    Según informó Radio Cooperativa, durante la jornada intervino el único imputado por el delito de homicidio frustrado, Manuel Noya, el pitonero que dirigió el chorro que impactó directamente en la cabeza de Avilés, y que en su declaración “pidió perdón” a la familia del joven.

    “Esto no tendría que haber pasado, no tendríamos que haber estado acá y lamentablemente fue un accidente y le reitero al señor Félix (Avilés), como representante de su familia, lamento mucho todo lo que ha pasado durante estos casi cuatro años”, afirmó Noya.

    “Siempre he dicho que lamento mucho lo que ha pasado, y quiero agradecer a cada una de las personas que me dieron el apoyo, personas desconocidas y conocidas, sobre todo a mi familia, a mis amigos motoqueros”, agregó el ex uniformado.

    En este punto, Noya acusó que “Carabineros no me apoyó. El 28 de mayo del 2015 me dieron de baja. Yo tengo una instancia para seguir apelando, (pero) eso no quiere decir que yo sea activo (en la institución)”, dijo el imputado.

    En tanto, desde el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) comentaron que “las condiciones en las cuales se realiza el trabajo tan delicado como es el uso de la fuerza que a él le correspondía efectuar se realiza en condiciones que no son adecuadas, él habló de muchas horas de trabajo, con un entrenamiento que sin duda es escaso o ineficiente”.

    Por su parte, el padre de Rodrigo Avilés, Félix, se refirió al perdón manifestado por el ex policía, asegurando que “es una condición humana la disculpa y sin duda la acojo en el sentido de que es un movimiento profundamente humano. No obstante, aquí estamos en un estadio procesal donde estamos evaluando un hecho que a nuestro juicio es constitutivo de delito y, en ese sentido, tiene que determinarse la responsabilidad que corresponde en el hecho”.

    “Para nosotros ahí hay una responsabilidad penal que esperamos que la resolución del tribunal sea absolutamente condenatoria”, agregó el padre de Rodrigo Avilés.

    Ahora, se espera que este martes, alrededor del medio día, se de a conocer el veredicto en el Tribunal de Garantía de Valparaíso. Si Noya es declarado culpable, arriesga una pena desde los 541 días hasta los 15 años de cárcel.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...