• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En la mañana de este viernes comenzó la audiencia de formalización de los cuatro carabineros involucrados en el asesinato de Camilo Catrillanca, ocurrido el pasado 14 de noviembre en la comuna de Ercilla. Se trata del sargento segundo Raúl Ávila, el sargento primero Carlos Alarcón, el cabo Braulio Valenzuela y el suboficial Patricio Sepúlveda. Los dos primeros fueron imputados en calidad de autores del delito de homicidio, mientras que los segundos por obstrucción a la investigación, tras mentir sobre la existencia de un registro audiovisual del procedimiento.

    Por decisión de la jueza Sandra Nahuelcura del Juzgado de Garantía de Collipulli, todos los imputados quedaron con la medida cautelar de prisión preventiva, porque su libertad constituye “un peligro para la seguridad de la sociedad”. De hecho, respecto de Ávila y Alarcón, ambos funcionarios que dispararon hace dos semanas, la decisión judicial sostuvo que “tuvieron la intención de provocar la muerte” de Catrillanca y del menor de 15 años que lo acompañaba.

    En un comienzo, el abogado de los imputados, Alexander Schneider, solicitó que se declare ilegal la detención de los cuatro ex funcionarios policiales, sin embargo, la magistrada desestimó la solicitud, dando continuidad a la audiencia en el Juzgado de Garantía de Collipulli.

    Las acusaciones de Fiscalía

    En su exposición, el fiscal regional de La Araucanía, Cristián Paredes, expuso que Ávila y Alarcón emplearon sus fusiles para disparar al tractor y sus ocupantes, sin que existiera una causal directa. En este sentido, apuntó directamente a Alarcón como el autor del disparo que impactó el cráneo de Catrillanca, provocándole la muerte.

    Paredes descartó además que existieran disparos contra Carabineros antes de que los funcionarios usen sus armas. A su vez, indicó que las pericias demostraron que el joven comunero recibió un “tiro directo” sin rebote. Al respecto, explicó que en “el tractor se encontraron cinco impactos balísticos y también se encontró una evidencia de rebote en el sector inferior izquierdo, es imposible que se haya producido la lesión expuesta con ese rebote, tendría que haber girado en 90 grados y de la derecha hacia la izquierda en el cráneo de la víctima, por lo que el disparo que dio muerte a Catrillanca es un impacto que ingresó directamente en su cuerpo”.

    En la audiencia también se mostró un registro que demuestra que los policías portaban una cámara GoPro al momento del fatídico operativo. En este sentido, el fiscal Paredes sostuvo que el sargento Ávila causó “grave daño a la causa pública” al destruir la tarjeta de memoria que contenía el archivo de video de los hechos en su interior.

    A su turno, el fiscal Roberto Garrido reconoció que los funcionarios de Carabineros recibieron disparos, pero aclaró que los enfrentamientos comenzaron una hora después del asesinato del joven mapuche. También detalló que el sargento Alarcón disparó en al menos siete oportunidades al tractor que usaba Camilo y su amigo de 15 años, identificado con las iniciales M.P.C.

    Garrido añadió que la libertad de los imputados implica un peligro para la seguridad de la sociedad y postuló que los hechos representan una “violación a los derechos humanos”.

    Malestar de familiares

    Dentro del tribunal, al momento de la exhibición de las imágenes del operativo, familiares de la víctima comenzaron a protestar en contra de los imputados, por lo que la jueza decretó un receso.

    Afuera del Juzgado de Garantía de Collipulli, se congregaron personas en apoyo a Camilo Catrillanca, exigiendo verdad y justicia por el homicidio del comunero.

    Marcelo Catrillanca, padre de Camilo, exigió que el Ministerio del Interior deje de ser querellante en el caso. “El Gobierno quiere hacer un show con esto”, alegó el progenitor del joven de 24 años, habitante de la comunidad Temucuicui Tradicional.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...