• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La Comisión de Derechos Humanos del Senado aprobó por unanimidad un proyecto que revoca la nacionalidad chilena al cardenal Ricardo Ezzati Andrello, señalado de estar involucrado como eventual encubridor de casos de abusos sexuales cometidos por la Iglesia Católica en el país.

    La iniciativa fue presentada por las senadoras Adriana Muñoz y Ximena Rincón en julio 2018 y en la sesión de este lunes se dio el voto contra la impunidad y a favor de la reparación a las víctimas, reseñaron en el portal ahoranoticias.cl.

    Al respecto, el senador Alejandro Navarro resaltó que esta iniciativa busca que aflore la verdad, pues “durante mucho tiempo en la Iglesia Católica se ocultaron muchos hechos, delitos, violaciones, vejaciones, pedofilia”.

    Tras darse los votos de la Comisión de DD. HH. del Senado, Navarro celebró este intento por castigar, de alguna manera, la impunidad. “Hemos estado en una profunda reflexión para ir en búsqueda de reparación a las víctimas”, señaló.

    Por tanto, afirmó que revocar la nacionalidad al prelado Ezzati “ha sido una forma de reparar, de no permitir la impunidad frente a quienes callaron ante las denuncias”.

    Ahora, el proyecto pasará a la sala de la Cámara Alta y posteriormente a la de Diputados en busca de su aprobación.

    De acuerdo con el medio T13, los autores de la moción aseguraron que “la nacionalidad por gracia se le concedió a este sacerdote salesiano en 2006. En ese momento, se le otorgó por el aporte que había hecho al país desde su rol como religioso, principalmente en materia educativa. Ahora sabemos que esto no es efectivo, porque no apoyó a los menores y esto no tiene que ver con razones judiciales”.

    Durante la sesión, celebrada a inicios de esta semana, votaron Adriana Muñoz, Juan Ignacio Latorre y Alejandro Navarro. No estuvieron presentes Felipe Kast (Evópoli) y Jacqueline Van Rysselberghe (UDI).

    Un poco del prelado

    El arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati Andrello, obtuvo la nacionalidad por gracia el 24 de abril de 2006, luego de que el Congreso se la otorgara por su “fructífera y valiosa labor que durante más de 30 años ha desarrollado en beneficio de los desposeídos, particularmente, en actividades académicas, públicas y privadas”, explica El Dinamo.

    Sobre los señalamientos que reposan sobre Ezzati, quien forma parte del grupo de siete obispos chilenos que son investigados por la Fiscalía Nacional por casos de abusos sexuales que han salpicado a la Iglesia, el senador Navarro recordó que en 2007 presentaron un proyecto de ley para obligar a las diferentes iglesias a denunciar ese tipo de casos ante las autoridades penales.

    Ezzati se presentó ante la Fiscalía regional de O’Higgins como imputado por la presunta comisión de encubrimiento de casos de abusos sexuales, pero se acogió a su derecho a no declarar, según una versión publicada en La Cuarta.

    Sobre la cantidad de casos que investigan las autoridades, la agencia EFE indica que hasta el pasado 5 de noviembre había abiertas 139 investigaciones que implican a 190 personas relacionadas con la Iglesia Católica y a 245 víctimas.

    Reconocimiento póstumo

    Por otra parte, la sesión la Comisión de Derechos Humanos también aprobó un proyecto de ley que busca otorgarle la nacionalidad chilena en forma póstuma a Douglas Tompkins, un destacado ambientalista fallecido en diciembre de 2015.

    La idea es honrarlo por donar al Estado 949 mil hectáreas de tierras para crear una red de parques nacionales en el sur del país.

    Sobre este particular, el senador Navarro elogió al fallecido filántropo, “quien en el futuro será reconocido como el Padre de la Patagonia”.

    “Chile tiene una deuda enorme con Douglas Tompkins. Él vino a nuestro país y se enamoró de nuestra tierra. Vivió, trabajó, fundó y murió aquí, por lo que la nacionalidad póstuma es el mínimo reconocimiento que el Estado puede hacerle a un hombre extraordinario”, enfatizó Navarro.

    Iglesia Católica colombiana envuelta en otro caso de pederastia

    Iglesia católica alemana admite haber ignorado a víctimas de la pederastia

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...