• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El Sindicato de Trabajadores de Empresa Servcal, conformado por 27 trabajadoras y trabajadores, se encuentra en huelga legal desde el pasado 13 de noviembre, luego de no haber alcanzado un acuerdo con la empresa en las conversaciones por los requerimientos de los trabajadores, en el marco de la negociación colectiva. Durante el proceso, además, han habido prácticas antisindicales, con acosos y despidos contra los integrantes del sindicato.

    La empresa es contratista de la multinacional SONDA, la cual a su vez es contratada por el Ministerio de de Transportes y Telecomunicaciones. En un comunicado público, los trabajadores indican que “el empresariado desea opacar las necesidades que plasman los sindicatos, y en particular los dueños de Servcal, ya que sabemos que el grupo técnico que no se encuentran en huelga (15%), está desarrollando funciones con jornadas de trabajo que superan las 12 horas diarias”.

    Los trabajadores acusan que también “se están pasando por alto sus respectivos días libres”, y advierten por la seguridad del servicio ante algunas medidas tomadas por la empresa SONDA: “Se ha puesto en marcha un plan de trabajo junto a Servcal que ha permitido disminuir considerablemente los requerimientos de mantenimiento hacia los buses de transporte de la capital”.

    “Bajo esta línea, hay que mencionar que las concesionarias que prestan el servicio de transporte no pueden operar al 100% ya que las fallas que la multinacional SONDA observa, no las estaría delegando a la ESM Servcal (Empresas de Servicio de Mantenimiento), teniendo como consecuencia negativa directa hacia las concesionarias”, agrega el texto.

    “Se sabe que en cada momento en que un bus mantiene algún tipo de falla debe ser cambiado por otro, creando así un problema en la frecuencia de salida de los buses o en el peor de los casos afectar directamente al público que utiliza el transporte, en donde podrían encontrarse usualmente con fallas en los validadores, que estos recauden saldos erróneos o que no lean tarjetas Bip!, máquinas que no permitan el paso de las personas a través de los torniquetes, buses no ubicables en la calle al presentar fallas de GPS, entre otras dificultades”, acusan desde el Sindicato.

    El comunicado completo a continuación:

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...