• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una nueva denuncia contra una inmobiliaria se dio a conocer en Valparaíso, esta vez, en el sector del cerro San Juan de Dios, donde los vecinos han visto totalmente alterada su tranquilidad y su vida cotidiana debido a una construcción de “lofts” en la ladera de un cerro. El problema es que las obras incluyen un tubo por donde se arrojan piedras y tierra todo el día, con las siguientes molestias y daño acústico para la comunidad.

    “Desde septiembre del año pasado (2017) la empresa constructora de Nelson Rodriguez Astudillo, que figura como dueño, comenzó las obras para hacer una serie de “lofts” en un terreno en la calle San Juan número 950”, cuentan los vecinos en su denuncia, enviada a El Ciudadano.

    Lamentablemente, añaden, desde un inicio, la empresa mostró una total indiferencia con los vecinos que sería afectados por las obras, construyendo sin consultar a nadie un ducto de zinc que pasa por al lado de tres casas y por donde, desde esa fecha hasta hoy, tiran tierra y escombros produciendo un ruido ensordecedor y la generación de altas cantidades de polvo en el ambiente, que impide a las personas cualquier actividad en sus casas.

    “Una vez que los vecinos intentamos hablar con algún responsable para regular las labores del ducto, el arquitecto a cargo, Pedro Ascencio Lucero, único representante en terreno de la construcción, se negó a un acuerdo”, agrega la denuncia.

    Incluso, detallan los vecinos, cuando el arquitecto fue requerido por la oficina de mediación de la Municipalidad de Valparaíso, se negó a cualquier diálogo argumentando que la empresa “no necesitaba mediar nada con el vecindario”.

    Posteriormente, la situación pasó a mayores, pues el mencionado arquitecto, junto a los trabajadores de la obra, comenzaron con agresiones verbales hacia los vecinos, cada vez que alguien intentaba parar las labores del ducto.

    “Al día de hoy, y estando la municipalidad en conocimiento de este atropello a los derechos fundamentales de los vecinos, la empresa continúa usando el ducto perjudicando nuestra salud y el trabajo de toda una comunidad que se ve completamente impotente ante este nuevo atropello de las inmobiliarias”, concluye la denuncia.

    En ese sentido, los vecinos hicieron llegar a El Ciudadano un video donde se puede apreciar la magnitud de la situación y la invasiva acción de la inmobiliaria.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...