En 1976 un grupo de familias de campesinos fueron expulsados del fundo Nuevo Mundo en Curanilahue por militares y funcionarios de la Forestal Arauco. Pero desde el 20 de enero de 2018, realizan una histórica recuperación de sus terrenos que estaban siendo utilizados por la papelera en una plantación de monocultivo. Esta medida es la primera acción de grupos no mapuches contra predios forestales por usurpación de tierras.

Son 36 familias las que se mantienen en la histórica ocupación de los terrenos usados para los monocultivos y que argumentan son sus legítimos y únicos propietarios. Puesto que tras la expulsión a la fuerza ocurrida en plena dictadura, Forestal Arauco se apropió de esos terrenos que prontamente los usó para plantación de monocultivos de pinos y eucaliptus en el marco de la entrada en vigencia del DL 701 que fomenta este tipo de reforestación.

Miguel Castillo Maldonado, Presidente del Sindicato de Campesinos y Descendientes de Fundo Mundo Nuevo, señaló a Resumen que “este fundo lo pagaron los antiguos, mis abuelos y los parientes de ellos y Forestal Arauco lamentablemente usurpó estas tierras”. También explicó que tras un largo juicio, los campesinos terminaron pagando lo que correspondía para quedarse con el fundo, pero “lamentablemente llegó el Golpe de Estado”.

Juana de Dios Guzmán Lagos, otra de las participantes de la recuperación territorial, recordó a Resumen que cuando la expulsaron del fundo, quemaron su vivienda. Ella narra que cuando volvían a dejar unos trastes y ya iban a hacer abandono del fundo “encontramos la casa quemada”.

Este es un hito tanto en la recuperación territorial como en la lucha contra el modelo forestal así como en la reivindicación de tierras usurpadas, pues es la primera vez que no-mapuches, en este caso campesinos chilenos, realizan una ocupación territorial de un predio forestal como forma de presionar por devolución de sus tierras.

Loading...
No Hay Más Artículos