• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Desde el 13 de enero, el machi Celestino Córdova se encuentra en huelga de hambre. El único condenado por el caso Luchsinger Mackay –enfrenta una condena de 18 años– permanece en ayuno en la cárcel de Temuco a la espera de que sus solicitudes sean escuchadas. Una de las principales consiste en una salida por 48 horas desde el recinto penal para renovar su rewe.

    En conversación con El Ciudadano, el vocero de Celestino Córdova, Jimy Marilao, relata que el estado de salud del machi “es preocupante, su situación no es muy favorable”. En este sentido, apunta principalmente a la pérdida de peso, aunque aclara que “él está consciente e igual está fortalecido en su espiritualidad como machi, como autoridad. Eso lo ha mantenido”.

    Marilao explica que, a partir de su condición de machi, Celestino Córdova tiene un “compromiso” con las fuerzas naturales, “que son de orden visible y no visible”, y que “se debe desenvolver alrededor de su rewe, de su comunidad, de su lof, de su territorio. Cuando Celestino cayó encarcelado, fue desarraigado violentamente de ese espacio”.

    Jimy Marilao

    “Los machi necesitan renovar cada cierto tiempo el compromiso, en este caso, con las fuerzas de la naturaleza y esa renovación también se hace necesariamente en un espacio donde está el rewe, su gente y su lof. No es una cuestión antojadiza lo que Celestino esta exigiendo, que son 48 horas para que él pueda retornar a su rewe, porque desde que cayó preso, no ha podido ejercer como machi ni renovar su compromiso. Esto causa que los machi se enfermen física y espiritualmente. Si no se hace ese compromiso, el machi puede perder la vida o quedar prácticamente inválido”, advierte el vocero de la autoridad espiritual mapuche.

    Aduciendo problemas de seguridad, Gendarmería no ha escuchado la solicitud de Córdova, “cosa que nosotros desestimamos, porque existen antecedentes de que otros miembros de nuestro pueblo han podido salir desde la cárcel a sus comunidades, ya sea para un nguillatun o para ir a ver a su madre”, añade el werken.

    Denuncias

    Con fecha 17 de febrero, familiares, amigos y la Red de Apoyo al Machi Celestino Córdova emitieron un comunicado conjunto denunciando un “insostenible hostigamiento por parte de funcionarios de Gendarmería al interior del penal”. Consultamos a Jimy Marilao por el alcance de esta acusación, ante lo cual, el werken sostuvo que “siempre han existido violaciones a los derechos humanos del pueblo Mapuche, no solo en la cárcel, sino que afuera también. Dentro de la cárcel de Temuco ha existido amedrentamiento, amenazas y violencia pasiva”.

    Marilao cuenta que el machi Celestino Córdova ha sido objeto de hostigamiento desde que ingresó a cumplir su pena, aunque precisa que las acciones de acoso se han dirigido “no solo a Celestino, sino que a todo miembro del pueblo Mapuche que levanta demandas de orden político o territorial”.

    En la declaración del 17 de febrero, los firmantes también hablan de amenazas de muerte en contra de Córdova. Según describe Jimy Marilao, “el funcionario sindicado en este caso es un teniente, que se llama Gerald Eltiel. Él fue quien directamente lo amenazó de muerte”.

    Esta situación motiva al machi a presentar una denuncia ante fiscalía, sin embargo, los familiares sostienen que esta acción “lo hace acreedor de otras múltiples amenazas del resto de los funcionarios del penal de Temuco, como por ejemplo ‘te vamos a hacer la vida imposible si no retiras la demanda’”.

    A pesar de estos episodios denunciados por el entorno del machi, el petitorio del Córdova considera además una solicitud para ejercer libremente sus creencias espirituales al interior del penal, módulos exclusivos para pueblos indígenas y la aplicación del Convenio 169 de la OIT.

    Sobre este último punto, Jimy Marilao apunta al artículo 10 del citado texto, el cual establece que “cuando se impongan sanciones penales previstas por la legislación general a miembros de dichos pueblos deberán tener en cuenta sus características económicas, sociales y culturales” y que “deberá darse la preferencia a tipos de sanción distintos del encarcelamiento”.

    El vocero de Celestino Córdova comentó además que para el próximo 26 de febrero está programada una ceremonia (Trawün) en la cárcel de Temuco y para el 28 de este mes, una marcha nacional en apoyo a las demandas del machi.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...