• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El gigante asiático tomó la decisión contundente en no comprarle petróleo a EE.UU., esto representa para el país norteamericano la pérdida de un 20% de adquisición en exportaciones.

    Mientras que para China representa tan solo un 3% de sus importaciones de crudo, así lo dio a conocer Xie Chunlin, presidente de la empresa China Merchants Energy Shipping, a lo que agregó “ante estos cálculos quién gana y quién pierde”.

    “Estas son las consecuencias de la guerra comercial que el mandatario estadounidense ha implementado (…) Si algo puede salir mal, saldrá mal”, destacó  Edward Aloysius, ingeniero aeroespacial.

    Los números hablan por sí solo

    Las importaciones del crudo para EE. UU. llegaron a experimentar una subida frenética, por tanto, para los años 2016 y 2017  China llegó a ser el segundo mayor consumidor de petróleo estadounidense después de Canadá; adquiriendo una cantidad de barriles de 77 millones  cifra similar a la del 2017.

     

    China le dio un jaque mate comercial a EE.UU.

    Opiniones encontradas

    Adrián Zelaia, presidente de la Consultora Ekai Center, opina que “estamos ante una decisión, que hace un daño muy directo a la capacidad exportadora de EE. UU. en el ámbito petrolífero, pero que no hay más remedio que enmarcarlo en el contexto de esta guerra comercial en la que están embarcados EE. UU.  y China”.

    Es aquí donde entran otros jugadores comerciales, ya que resulta favorable para ellos el conflicto petrolífero de ambos países. Liu Qian, vicedirector del Centro de Investigación de Rusia y Asia Central de la Universidad China de Petróleo, cree que el país asiático puede sustituir la compra del crudo a EE. UU. con el aumento de los suministros de Rusia, Irán y otros países, al recordar que en 2018 Rusia duplicó los envíos de hidrocarburos a China a través de un gasoducto.

    Mientras que, para Deborah Elms, directora ejecutiva del Asian Trade Center Afilado, manifestó que las últimas batallitas comerciales ganadas a sus compañeros de continente, Canadá y México, Trump está en posición de “enfocar toda su ira” en China, según analistas consultados por CNBC. Sin embargo, avisan que la táctica que utilizó con sus vecinos y aliados no tiene por qué funcionar con Pekín.

    Pero Elms sabe que Trump está pisando terreno pantanoso. “La doctrina de Trump de acosar a sus amigos y vecinos está funcionando, (…) Corea del Sur, Canadá, México, Japón y la UE “se han rendido en mayor o menor medida”. Pero matiza que “China es completamente diferente”: en parte porque “lo que Trump y su equipo quieren de China es mucho menos claro”, y en parte porque “a China le importa menos lo que Trump pueda hacer”.

    Otros analistas han expresado que “”la élite norteamericana estaba visualizando que si se dejaban estas tendencias seguir su curso, EE. UU. iba a perder la hegemonía mundial de la que ha venido disfrutando”.

     

    También puedes leer…

     

    Trump aplicará aranceles de 25% a China

     

     

    China tomará represalias sincrónicas a los nuevos aranceles de EE. UU.

     

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...