• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una de las mayores razones por las que la gente usa servicios de redes sociales tales como Facebook, Google+ o Bebo es la facilidad que éstos ofrecen para compartir información con amigos. Estos servicios, si bien usando la infraestructura que provee la Web, han ido generando parcelas separadas del resto de ella. Hay quienes hablan de la muerte de la Web en el sentido de que mayoritariamente el uso que se hace de ella no sigue sus principios.

    Es importante recalcar que la Web nace en sus inicios con la filosofía del que todos pueden leer y todos pueden escribir. Entre sus principios están, tal como lo presenta Tim Berners-Lee en su charla The World Wide Web – Past Present and Future, que a) ninguna aplicación sea crítica y por ende pueda implicar un control de una minoría, b) que las personas tengan un control total de cómo se filtran los contenidos que buscan y c) que las personas puedan decidir cómo y con quienes comparten su información. Estos principios son claramente violados por servicios propietarios y monolíticos como Facebook.

    Entre los problemas de compartir información en redes propietarias están la censura, la eliminación de contenidos o grupos, el sometimiento al uso de las funcionalidades que la compañía estima conveniente (por ejemplo, no poder enviarle mensajes a grupos con más de 5.000 usuarios), el riesgo de que tu información sea recogida por personas indeseadas (incluso luego de que has eliminado tu perfil), que no puedas tener el control de cómo se filtra la información con el efecto negativo de que la gente termine aislada en su propia burbuja.

    La alternativa a las redes propietarias está en las redes sociales libres. Así como el software libre se define en base a cuatro libertades, es necesario formar un consenso de cuales son los principios que nos permiten distinguir una red social libre. A modo de ejercicio mostraré las siguientes propiedades:

    Distribuida. Una red social libre no debe correr en un único servidor ni ser administrada por un único grupo de gente.

    De libre acceso. Cualquier persona debiera poder contribuir con un nodo a la red.

    Identificación distribuida de los habitantes. Nadie puede tener control sobre cómo se identifiquen las personas en la red. Como corolario, la identificación debe seguir un protocolo distribuido.

    Nodos de cualquier tamaño. Los nodos podrán ser de cualquier tamaño, escalando desde nodos con un único habitante hasta nodos miles de ellos.

    Portabilidad de la información. Los habitantes pueden mover su información desde un nodo a otro.

    Control de la privacidad. Nadie debiera acceder a la información de un habitante sin que éste la haya compartido con dicha persona.

    Control en el filtrado de la información. La red debe permitir herramientas por los cuales los usuarios puedan buscar y filtrar la información, teniendo el completo control de estos procesos.

    Independencia del software. La red no debe depender críticamente de algún software. Deben brindarse interfaces suficientes para que se puedan crearse aplicaciones que puedan acceder a toda la información pública y compartida con una persona, de modo de poder tener libertad de construir aplicaciones que le permitan a esta leerla y editarla.

    Software libre. Se considerarán parte de las funcionalidades de la red a aquellas que estén construidas utilizando sólo software libre. Si alǵun nodo utiliza software que no sea libre para incorporar una funcionalidad extra, esta funcionalidad no será considerada como parte de la red.

    Actualmente existen varios proyectos de software para construir redes sociales libres tales como GnuSocial, Diaspora y Elgg. En el reciente Seminario de redes sociales libres Héctor Caposiello explicó el funcionamiento de Lorea, una red federada basada en el software Elgg. Entre los nodos de Lorea, resultan de particular interés el nodo N-1, por la participación que se produjo en él para coordinar el movimiento español de los indignados, y el nodo Anillo Sur, pues su rol es hospedar proyectos comunitarios en Latinoamérica.

    De este modo, las redes sociales libres se perfilan como el David que enfrentará al Goliat que constituyen las redes sociales propietarias en la actualidad. La gran pregunta que nos hacemos es si serán capaces de atraer a la gente hacia ellas y favorecer una sociedad más libre y democrática.

    Por Daniel Fernández

    El Ciudadano.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...