• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Que exista periodismo independiente también depende de ti. Una sociedad plural y democrática necesita de diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.

    Australia está en camino de convertirse en el primer país en ser capaz de erradicar el cáncer de cuello uterino. Los científicos ahora predicen que en poco tiempo y con un poco más de investigación, este cáncer podría convertirse en una enfermedad del pasado.

    En el mundo, una mujer muere por cáncer cervicouterino cada 2 minutos. En el 99,9% de los casos la enfermedad es causada por el virus del papiloma humano (VPH). Gracias a un programa de vacunación masivo dirigido a esta infección común, la prevalencia de HPV entre las mujeres australianas de 18 a 24 años ha disminuido del 22,7% a solo 1,5% en la última década, según un nuevo estudio publicado en Journal of Infectious Diseases.

    Esta vacunación, combinada con un extenso cribado, está llevando a los investigadores a predecir que en unas décadas el cáncer cervicouterino casi no existirá en Australia.

    “Prevemos que en los próximos 30 a 40 años en Australia, las tasas de cáncer cervical caerán de aproximadamente 930 casos a unos pocos”, dijo la autora principal, dijo en un comunicado la profesora Suzanne Garland, directora del Centro de Enfermedades Infecciosas para la Mujer del Royal Women’s Hospital.

    “La investigación muestra una disminución en las tasas del VPH causante de cáncer. Sin embargo, debido a la demora entre contraer el VPH y desarrollar cáncer cervical, esperamos que pasen unos años más antes de que veamos una fuerte disminución en las tasas de [la enfermedad]”, agregó Garland.

    Lo más curioso es que solo el 53% de las mujeres en Australia están vacunadas contra el VPH, sin embargo estos notables resultados se pudieron alcanzar debido al “efecto rebaño” o “inmunidad colectiva”, que ocurre cuando una parte importante de la población se vacuna, logrando frenar la propagación de una enfermedad en grado suficiente como para proteger a aquellos que no están vacunados. Después de todo, prácticamente todas las personas sexualmente activas entran en contacto con el VPH.

    “Nuestro programa nacional de vacunación contra el VPH, tanto para niños como para niñas, combinado con nuestro cribado de población con cáncer cervicouterino, nos hace estar bien posicionados para ser el primer país en poner fin de manera efectiva a este cáncer mortal”, agregó la profesora Garland.

    Son pocos los países del mundo que tienen un amplio programa de vacunación disponible para mujeres, financiado por las autoridades sanitarias nacionales. En Estados Unidos, la vacuna contra el VPH puede costar alrededor de 400 dólares para el régimen completo, de acuerdo con la Association of Reproductive Health Professionals.

    En cambio en Chile, desde 2014 el Ministerio de Salud ofrece la vacuna contra el VPH para las niñas en forma gratuita.

    Aunque las tasas de VPH y cáncer de cuello uterino siguen siendo altas en el mundo en desarrollo, los investigadores australianos esperan que su investigación respalde la importancia de estos programas.

    El Ciudadano, vía IFLScience

    Loading...