• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    China lanzó con éxito este lunes al espacio un satélite de oceanografía en el marco de una misión conjunta con Francia que permitirá a los científicos estudiar simultáneamente, por primera vez, los vientos y olas de la superficie de los océanos.

    El Satélite de Oceanografía China-Francia (CFOSat, por su abreviatura en inglés), despegó a las 8:43 a bordo de un cohete Gran Marcha-2C del Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan, ubicado en el noroeste del país, y entró en una órbita sincrónica al Sol a 520 kilómetros de la Tierra.

    Desarrollado por la Administración Nacional del Espacio de China (CNSA) y el Centre National d’Études Spatiales, la agencia espacial de Francia, el satélite realizará observaciones durante las 24 horas del día del espectro y de la altura real de las olas y los vientos de la superficie oceánica, informó el alto funcionario de la CNSA Zhao Jian.

    Tecnologías innovadoras

    El CFOSat, el primer proyecto de satélites en el que cooperan China y Francia, está equipado con las tecnologías más avanzadas del mundo.

    El artefacto transporta dos innovadores instrumentos de radar: un difusómetro desarrollado por China para medir la fuerza y la dirección de los vientos y un espectrómetro desarrollado por Francia para analizar la longitud, la altura y la dirección de las olas, según Wang Lili, diseñadora en jefe del satélite, de la Academia de Tecnología Espacial de China.

    Estos dos instrumentos ayudarán a los científicos a recoger, por primera vez, datos sobre los vientos y las olas en la misma ubicación de manera simultánea, explicó Wang.

    Los vientos generan olas, y éstas, a su vez, modifican la capa superficial de la atmósfera sobre el mar. Por lo tanto, los pronósticos meteorológicos y de olas toman en cuenta con cada vez mayor frecuencia la modelación y la predicción tanto del viento como del oleaje en la superficie oceánica.

    A pesar de que las previsiones en este campo han sido significativamente optimizadas en la última década, todavía es necesario mejorar su exactitud, particularmente en fenómenos extremos como huracanes, tifones y tormentas de rápida evolución.

    El CFOSat, que servirá de complemento a otros satélites de oceanografía ya existentes, estudiará la dinámica de las olas y cómo interactúan con los vientos en la superficie, y de esta manera, profundizará en los conocimientos sobre su formación y mecanismo físico, señaló Zhao Jian, de la CNSA.

    “También ayudará a aumentar la observación y la predicción de los estados catastróficos, tales como fuertes olas o tormentas tropicales, y ofrecerá apoyo de seguridad a la ingeniería y operaciones en el mar, la navegación de barcos, la pesquería y la gestión costera”, agregó Zhao.

    Al añadir nuevas visiones sobre los impactos de los vientos y las olas sobre los intercambios entre la atmósfera y el océano, que juegan un papel clave en el sistema climático, el satélite también proporcionará información básica para la investigación sobre el cambio climático global, expuso.

    China ha lanzado seis satélites oceánicos. El desarrollo del primero fue aprobado oficialmente en 1997. Otros dos satélites, el HY-1C y el HY-2B, también fueron enviados al espacio este año antes del CFOSat.

    “Ahora están en órbita cinco satélites oceánicos desarrollados por China, y cada uno tiene su propio punto fuerte para hacer un seguimiento del color, la dinámica y los estados del mar. Se complementarán entre sí para formar una red de observación integral y observar continuamente los océanos de todo el mundo con una variedad de estadísticas y alta resolución”, indicó Zhao.

    “Los datos que obtienen, de enormes beneficios sociales y económicos, desempeñarán un papel importante en la protección del ambiente oceánico, la explotación de recursos marítimos, la prevención y la reducción de desastres marinos, así como la mejora de la investigación científica del mar”, concluyó.

    Fuente: Xinhua

    Continúa leyendo…

    China lanza nuevo satélite de vigilancia ambiental y sigue a paso de récord

    Universidad de Chile propone lanzar 9 nanosatélites en los próximos 3 años

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...