• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Aunque es esperanzador ver la seriedad con la que China está tomando su problema de contaminación, es poco probable que se logre resolver solamente con más árboles.

    China tiene un serio problema de contaminación aérea que recientemente ha intentado revertir, enfocándose principalmente en la reducción de las emisiones de dióxido de carbono.

    El año pasado el país decidió cerrar el 40% de sus fábricas y anunció planes para prohibir los automóviles a diesel. En 2018, se convirtió en el hogar de una gran torre de smog que es capaz de reducir la contaminación del aire circundante en cerca de un 15%, informa Futurism.

    Ahora, China comienza un nuevo plan que apunta al mismo fin purificador: plantar 52.000 kilómetros cuadrados de árboles.

    Actualmente, China tiene aproximadamente 208 millones de hectáreas de área forestal, la que espera aumentar del 21 al 23 por ciento a lo largo de este año. Según Asia Times, las autoridades asignaron a aproximadamente 60.000 soldados para hacerse cargo del trabajo. Un regimiento del Ejército Popular de Liberación y parte la fuerza de policía armada del país han sido retirados de sus puestos en la frontera norte para poner el proyecto en práctica.

    Beijing 2015 (AP Photo/Andy Wong)

    El medio británico The Independent informó que Zhang Jianlong, jefe de la Administración Estatal de Silvicultura de China, dijo que la cobertura forestal total del país podría alcanzar hasta el 26% en menos de veinte años.

    La mayoría de las tropas están viajando a la contaminada provincia de Hebei, cerca de Beijing, que es una de las mayores contribuyentes al problema del smog en el país. La provincia se comprometió a aumentar su cobertura forestal al 35% para 2020.

    Aunque es esperanzador ver la seriedad con la que China está tomando su problema de contaminación, es poco probable que se logre resolver solamente con más árboles. La cobertura forestal de China ya está en el 21% y el país todavía tiene una gran cantidad de smog.

    Un dos por ciento adicional de bosques será ciertamente bienvenido, pero no será esto lo que marque una diferencia importante enla calidad del aire en China. Otros esfuerzos deben entrar en juego con urgencia, como la prohibición del uso del diesel y el impulso a una revolución de energía renovable que reemplace a los combustibles (como el carbón) para la generación de electricidad.

    La contaminación del aire tiene un gran impacto en el medio ambiente general y en la salud humana. Los países más contaminantes, como China, están haciendo un esfuerzo importante, sobre todo desde el acuerdo de París, pero su tarea aún no está terminada.

    El Ciudadano

    Loading...
    Loading...