• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En Colombia, la cifra de desigualdad laboral en el campo científico coloca a la mujer en un lugar poco privilegiado. Las cifras de organismos, como el Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología (OCyT), reflejean que hay 13.001 investigadores reconocidos, de los cuales 8.143 (62 %) son hombres y solo 4.858 (38 %) son mujeres.

    Los resultados demuestran que los estereotipos de género acrecientan esa brecha. En este sentido, cinco biólogas -María Isabel Herrera, Adriana Herrera, María Alejandra Pinto, Ángela Medonza y Andrea Cáceres- decidieron darle vida al I Simposio Colombiano de Mujeres en la Ciencia, que se realizó este miércoles.

    El objetivo del encuentro fue visibilizar las voces de las mujeres alrededor de los retos que hay detrás de una participación equitativa en esta esfera.

    En la actividad salió a la luz una recopilaron de experiencias por las que han debidoe pasar científicas colombianas en la academia.

    Frases como “¿No es muy peligroso que una niña como tú vaya a campo?”, “La investigación científica es muy difícil. Mejor dedíquese a ser feliz y a tener hijos”, “Sería importante que pusieran un autor hombre, para darles más validez a sus resultados” o “Usted es tan inteligente que parece hombre”, son los machistas mensajes con los que se tropiezan en el ejercicio de su profesión.

    El diario El Tiempo recojió la experiencia de una de las ponentes del Simposio, Bibiana Rojas, experta en biología evolutiva, quien estudia el papel de la coloración en las estrategias que usan los animales para defenderse de sus depredadores.

    ¿Cuáles son los obstáculos para las mujeres?

    Rojas afirmó que “estudios demuestran que las mujeres tienden a tener menor reconocimiento por las cosas que hacen, no están representadas en posiciones de liderazgo como corresponde, sus propuestas de investigación pueden ser subvaloradas, se les apropian de sus ideas, o en casos son tratadas como ayudantes”.

    Con respecto a la aceptación en estudios de posgrado, como por ejemplo un doctorado”, la mayoría de quienes reciben las solicitudes responden más a los hombres blancos que a las mujeres, negros, hispanos, indios y chinos, a las minorías”.

    Estereotipos de género

    La bióloga afirma que “la academia es piramidal, la base es amplia pero la cabeza es estrecha, y a eso súmele que existen sesgos inconscientes en los que las mujeres tienden a ser subvaloradas por patrones culturales. En América Latina los límites de la cultura machista son grises, y solo cuando salí del país me di cuenta de que lo que creía que era normal, estaba lejos de serlo”.

    Además, la experta manifestó que dichos estereotipos vienen desde la infancia e incluso es algo cultural “están desde la niñez, cuando te dan las muñecas y la cocinita en vez de legos, ábacos y robots”.

     Los retos para la inclusión femenina 

    • Concientizar el problema.
    • Aprender a escucharnos entre nosotras y no desvirtuar las experiencias de otras.
    • Garantizar a las mujeres que no tengan desventajas en la academia inherentes a su condición de madres. Hay países en los que los congresos tienen guarderías para que las mujeres se sientan tranquilas llevando a sus hijos o las becas de estudio incluyen dinero adicional para que la madre pueda llevar un acompañante.
    • Se necesita que la ciencia les abra paso a las mujeres, con cuotas de igualdad.

    Principales frases que criticaron las científicas colombianas

    • “Lo que más me gustó de tu ponencia es que eres muy bonita”.
    • “Yo no contrato mujeres para el doctorado porque si uno las grita se ponen a llorar”.
    • “Habrías sido una gran científica, lástima que tuviste hijos”.
    • “Me gusta tu argumento. Siento que estoy hablando con un hombre”.
    • “La investigación científica es muy difícil. Mejor dedíquese a ser feliz y a tener hijos”.
    • “Cabellos largos, ideas cortas”.
    • “Sería importante que pusieran un autor hombre, para darle más validez a sus resultados”.
    • “Menos mal ahora hay más físicas y así podemos recrear el ojo en los congresos”.

    Estudios demuestran que las mujeres tienen baja representatividad en los cuerpos editoriales de revistas científicas o son víctimas de acoso sexual y discriminación por parte de sus mismos colegas.

    Avanza la ciencia: Crean lentes para evitar mareos al viajar

    La ciencia podría dar hijos a parejas del mismo sexo

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...