• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Tomar antidepresivos durante el embarazo podría dañar el desarrollo emocional del niño por nacer, según una nueva investigación.

    Un estudio de casi 100 bebés encontró que aquellos expuestos en el útero a drogas como Prozac y Seroxat tenían diferencias en la materia gris y blanca de sus cerebros.

    Esto incluyó un aumento en las neuronas y las conexiones entre ellas, en áreas del cerebro relacionadas con sentimientos que podrían predisponerlos a la ansiedad y la depresión .

    Los hallazgos de los investigadores de la Universidad de Columbia se suman a las crecientes preocupaciones sobre el uso cada vez mayor de los medicamentos entre las mujeres embarazadas.

    Conocidos como SSRI (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina), se usan para tratar la depresión, los trastornos de ansiedad, el trastorno obsesivo compulsivo y el trastorno por estrés postraumático.

    Las recetas para ellos durante el embarazo han aumentado en los últimos años, a pesar del hecho de que los efectos de los medicamentos en los fetos en desarrollo son poco conocidos y aumenta la evidencia de que podrían ser dañinos.

    La autora principal, la Dra. Claudia Lugo-Candelas, psiquiatra de la Universidad de Columbia, dijo: “Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que informa volúmenes aumentados de la amígdala y la corteza insular, así como una mayor fuerza de conexión entre estas dos regiones, en SSRI prenatal niños expuestos”.

    Ella cree que las drogas aumentan la producción de serotonina en el cerebro de los bebés por nacer, lo que lleva a un desarrollo anormal del circuito entre la amígdala y la corteza insular.

    El primero es el centro emocional del cerebro, mientras que el segundo controla los sentimientos de ira, miedo, disgusto, felicidad y tristeza.

    Mientras más disparan las neuronas de la amígdala, más arraigadas se vuelven las respuestas temerosas a las experiencias negativas.

    La ínsula guía nuestras respuestas emocionales a las experiencias, por lo que cuanto más fuerte es la conexión entre ella y la amígdala, más se dispara la amígdala y fortalece esas conexiones de miedo, preparando a una persona para la depresión y la ansiedad.

    Las investigaciones sugieren que alterar la serotonina, a través de los ISRS, puede jugar un papel en la consolidación de esta conexión, y los estudios en animales han mostrado un posible vínculo entre la serotonina y el desarrollo normal del cerebro fetal.

    Los estudios en ratones han demostrado que la exposición temprana aumenta la ansiedad y la depresión más adelante en la vida.

    Un estudio previo en humanos encontró tasas más altas de depresión en adolescentes expuestos a ISRS en el útero.

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...