• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Que exista periodismo independiente también depende de ti. Una sociedad plural y democrática necesita de diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.

    Un equipo científicos anunció el descubrimiento de un asteroide en el cinturón de Kuiper, de nombre 2004 EW95, un enigmático elemento astral que guarda información sobre los inicios del sistema solar.

    “El espectro de reflectancia de la EW 95 de 2004 es claramente distinto de los otros objetos exteriores del Sistema Solar observados”, dijo Tom Seccull de la Universidad Queen de Belfast, del Reino Unido, a cargo del equipo de investigadores.

    El descubrimiento fue realizado desde el telescopio Paranal, ubicado en la altura del desierto chileno de Atacama y administrado por el consorcio ESO (European Southern Observatory), compuesto en su mayoría por países europeos.

    “2004 EW95 no solo se mueve, sino que también es muy débil. Tuvimos que usar una técnica muy avanzada de procesamiento de datos para extraer la máxima información posible”, dijo Seccull.

    Se trata de un asteroide rico en carbono, el primero de su tipo confirmado en la fría periferia del sistema solar. Probablemente, este curioso objeto se formó en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter, y fue lanzado a miles de millones de kilómetros de su lugar de origen hasta su hogar actual, en el cinturón de Kuiper, más allá de la órbita de Neptuno, indicó en un comunicado.

    Los primeros días de nuestro sistema solar fueron una época turbulenta. Algunos modelos teóricos de este período predicen que, después de que se formaran los gigantes gaseosos, éstos arrasaron el sistema solar, expulsando pequeños cuerpos rocosos del interior del sistema solar hacia órbitas remotas a grandes distancias del Sol.

    “Es como observar una montaña gigante de carbón contra la oscuridad del cielo nocturno”, afirmó el astrónomo chileno Thomas Puzia, de la Universidad Católica de Chile.

    La presencia de estos materiales nunca se había confirmado antes en un objeto del cinturón de Kuiper, y sugiere que 2004 EW95 se formó en el interior del sistema solar.

    “Dada la ubicación actual de 2004 EW95, en la helada periferia del sistema solar, se deduce que ha sido expulsado hacia su órbita actual por un planeta migratorio en los primeros días del sistema solar”, señaló Secull.

    “El descubrimiento de un asteroide carbonáceo en el cinturón de Kuiper es una verificación clave para una de las predicciones fundamentales de los modelos dinámicos del sistema solar temprano”, concluyó.

    Loading...