• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una vasta “ciudad de los muertos” en África ha revelado la mayor colección de textos hallada hasta ahora en el misterioso lenguaje de los cushitas, de la región de Nubia. Con una antigüedad de 2.700 años, el hallazgo incluye extraordinarias tabletas que conmemoran a los muertos.

    Los objetos provienen de un sitio llamado Sedeinga, en Sudán, conocido por las ruinas de un templo dedicado a la reina egipcia Tiye, la abuela de Tutankamón, que data del siglo XIV aC.

    Pero entre el siglo VII aC y el siglo IV dC, el sitio fue una importante necrópolis, una ciudad de los muertos para los reinos de Napata y Meroe, que mezclaron las tradiciones egipcias con las propias. Combinados, los dos reinos fueron conocidos por los egipcios como el reino de Kush.

    Se conserva muy poca información sobre estas culturas, pero las tabletas funerarias pueden revelar mucho.

    Parte de una estela, escrita en meroítico, dedicada a Lady Meliwarase, una prominente mujer nubia (Vincent Francigny / Misión arqueológica en Sedeinga)

    Aunque gran parte de la necrópolis está en ruinas, es grande y contiene restos de al menos 80 pirámides de ladrillo y 100 tumbas, donde los artefactos fueron recuperados por investigadores del Centro Nacional Francés de Investigación Científica (CNRS) y el Servicio de Antigüedades de la Unidad Arqueológica Francesa de Sudán (SFDAS), quienes continuarán el estudio hasta 2020.

    Las tumbas, los dinteles y las estelas, un tipo de lápida que se usa como monumento conmemorativo, representan la mayor colección de textos en meroítico, el idioma que se hablaba en Meroe, en el Reino de Kush, entre el 300 aC y el 400.

    Es el primer lenguaje escrito conocido del África subsahariana, con caracteres tomados de los antiguos egipcios, que tenían una relación más estrecha con la gente del Cercano Oriente que con África central.

    “Gran parte del sistema de escritura meroítico, el más antiguo de la región subsahariana, todavía se resiste a nuestro entendimiento”, dijo a Live Science Vincent Francigny, arqueólogo de la SFDAS y codirector de la excavación.

    Los arqueólogos descubrieron que la mayoría de las tumbas y pirámides datan del anterior reino de Napata, pero que cinco siglos más tarde los meroíticos habían agregado nuevas estructuras a estos edificios, como capillas de ladrillo y piedra arenisca en las paredes occidentales de las pirámides.

    Un descubrimiento significativo fue un dintel que representa a Maat, la diosa egipcia de la ley, el equilibrio, el orden, la armonía, la paz y la justicia, que data del siglo II de la era común. Es la primera representación conocida de la diosa que la muestra con rasgos africanos.

    También se hallaron dos textos conmemorativos dedicados a mujeres de alto rango.

    Hay pruebas contundentes para sugerir que, a diferencia de los egipcios, los nubios eran matrilineales, o que al menos las mujeres tenían un lugar de gran estima. Pueden haber tomado elementos prestados de otras culturas, pero tenían una identidad propia.

    “Meroe fue un reino que tomó algunos conceptos culturales y religiosos egipcios y los adaptó a las tradiciones locales”, dijo Francigny, agregando que, sin embargo, no se debe considerar a Meroe como receptor pasivo de influencias extranjeras, sino como un pueblo muy selectivo sobre los elementos que servían al propósito de la familia real y al desarrollo de su sociedad faraónica no egipcia.

    Fuente: Science Alert

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...