• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    pizza queso

    Un equipo científico que buscaba identificar por qué algunas comidas son más adictivas que otras, descubrió que el queso contiene un químico que también está en drogas adictivas.

    Usando la Escala de Adicción a los Alimentos de Yale, diseñada para medir la dependencia de una persona, los científicos encontraron que el queso es especialmente potente, porque contiene caseína, informa The Independent.

    La sustancia, que está presente en todos los productos lácteos, puede gatillar los receptores opioides del cerebro, los que están ligados a las adicciones.

    Los autores también hallaron que la comida procesada estaba más asociada con los comportamientos adictivos, en que los alimentos altos en grasa son los más difíciles de dejar.

    Además, encontraron que los primeros alimentos en el ranking de comidas adictivas fueron todos los que contienen queso.

    barros luco

    Para llegar a estas conclusiones, los investigadores trabajaron con 120 personas (estudiantes universitarios) a quienes entregaron la Escala de Adicción a los Alimentos de Yale y pidieron que eligieran entre 35 comidas de diferentes valores nutricionales.

    Una segunda parte del estudio involucró a 384 personas a quienes se les presentaron los mismos alimentos de la lista, pero en un orden jerárquico y lineal.

    Los investigadores, quienes publicaron el informe del estudio en PLOS One, encontraron que la grasa estaba ligada a un comportamiento alimentario problemático, independiente de que los participantes fueran adictos o no a este tipo de alimentos.

    “La grasa parece ser igualmente predictiva de alimentación problemática para todas las personas, aunque éstas no experimenten una adicción a ciertas comidas”, dice Erica Schulte, una de las autoras de la investigación.

    “[Las casomorfinas] realmente juegan con los receptores de dopaminas y gatillan ese elemento adictivo”, explica el nutricionista Cameron Wells a Tech Times.

    Traducción, CCV

    El Ciudadano

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...