• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una ola de avances en la inmunoterapia ha llevado al reciente desarrollo de varias vacunas experimentales que prometen proteger contra el virus del herpes, la mayoría de las cepas del virus de la gripe, las alergias alimentarias graves e incluso los cánceres agresivos.

    Ahora, un equipo de investigadores del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de Estados Unidos está estableciendo el primer ensayo con humanos para una vacuna contra el VIH. Cuando la vacuna se probó en ratones, cobayas y monos, indujo una respuesta inmune de impresionante nivel.

    Según el artículo publicado en Nature Medicine, la vacuna se dirige a una proteína en la superficie de la partícula del VIH, que es esencial para el proceso mecánico que utiliza el virus para deslizarse dentro de las células de un huésped. El péptido de fusión del VIH-1, como se lo conoce, se identificó por primera vez como un posible objetivo de la vacuna en 2016, cuando se analizaban los anticuerpos paralizantes del VIH que producía naturalmente un paciente que había tenido el virus por varios años.

    El virus VIH entre las células de la sangre

    Este trabajo reveló que el sistema inmune del individuo estaba creando una línea de “anticuerpos ampliamente neutralizantes” particularmente efectivos cuyo epítopo (su sitio de unión al virus) era el extremo final del péptido de fusión del VIH-1.

    Luego de un examen más detallado, el equipo, dirigido por los Doctores John Mascola y Peter Kwong, se emocionó al ver que el epítopo posee todas las características clave necesarias para construir una vacuna efectiva: sigue siendo consistente en múltiples cepas del virus en rápida evolución y no es oscurecido por las células inmunes, como algunas proteínas de superficie viral.

    A continuación, el laboratorio de Kwong y Mascola se propuso diseñar una proteína que llevara al sistema inmune del receptor a crear grandes cantidades de anticuerpos ampliamente neutralizantes específicos del epítopo del péptido de fusión del VIH-1.

    En el estudio actual desarrollaron y probaron varias formulaciones de una proteína unida a una molécula transportadora que estimula la reacción inmune, combinada con duplicados de la subunidad proteica más grande, de la que es parte el péptido de fusión del VIH-1.

    Ilustración de los anticuerpos adheridos a la superficie de una partícula de VIH

    Cuando a los ratones se les dio la mejor versión de estas vacunas, el sistema inmunitario de los animales produjo anticuerpos que se unieron con éxito a la proteína de fusión, neutralizando el 31% de los virus de un panel de 208 cepas de VIH, recolectadas en regiones de todo el mundo.

    Experimentos posteriores, con cobayas y macacos Rhesus, demostraron que la vacuna funciona en múltiples especies, una señal alentadora de que también funcionará en los humanos.

    “Los científicos de NIH han utilizado su conocimiento detallado de la estructura del VIH para encontrar un sitio inusual de vulnerabilidad en el virus y diseñar una vacuna nueva y potencialmente poderosa”, dijo el director del NIAID, Anthony S. Fauci, en un comunicado, agregando que el estudio es un paso importante en la búsqueda por desarrollar “una vacuna contra el VIH segura y efectiva”.

    El grupo NIAID está mejorando la vacuna usando datos de ensayos con monos para tener la mejor versión posible para la próxima evaluación de fase 1 en humanos.

    Fuente: IFLScience

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...