• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una dosis de antibióticos puede ser todo lo que se necesita para tratar el dolor abdominal punzante en el lado derecho que indica apendicitis. Al menos, esos son los hallazgos de un estudio de cinco años de la Universidad de Turku en Finlandia, publicado en Journal of the American Medical Association.

    La apendicitis se ha considerado por mucho tiempo una emergencia médica que requiere cirugía para extirpar el apéndice antes de que reviente, lo que rápidamente puede convertir la afección de dolorosa a mortal. Ahora, las tecnologías de imagen avanzadas, en particular la exploración por tomografía computarizada (TC), hacen que sea más fácil determinar si un apéndice colapsará con la infección. Para aquellos que sufren la forma menos severa, conocida como “apendicitis aguda no complicada”, una dosis de antibióticos de 10 días puede ser una alternativa efectiva a la cirugía.

    En el transcurso de cinco años, los investigadores controlaron a más de 500 adultos finlandeses de entre 18 y 60 años que se presentaron en hospitales con el dolor del lado derecho. Durante este ensayo, los pacientes se sometieron a una apendicectomía o recibieron un tratamiento con antibióticos.

    El segundo grupo fue tratado con una dosis intravenosa de ertapenem durante tres días en el hospital, seguida de un tratamiento de siete días con levofloxacina y metronidazol en el hogar. Casi dos tercios de los 257 pacientes tratados con antibióticos no necesitaron que se les extirpara el apéndice en los cinco años sucesivos, mientras otros 100 requirieron cirugía dentro del período de prueba. También tuvieron 11 días menos de enfermedad que el grupo de cirugía, con menos de la mitad de los costos asociados en el primer año (sin embargo, los costos generales durante todo el estudio no se publicaron).

    Entre los que se sometieron al bisturí, casi una cuarta parte tuvo complicaciones o infecciones cerca del sitio de la incisión o experimentó dolor abdominal o hernias, en comparación con solo el 6,5% de los receptores de antibióticos.

    Aunque los resultados son prometedores, un editorial publicado en la misma revista argumenta que “el estudio no cumplió con su margen de inferioridad preespecificado para demostrar que los resultados clínicos del tratamiento con antibióticos ‘no fueron peores’ que los resultados con la cirugía”.

    Además, hay varias limitaciones del estudio que vale la pena mencionar. Para empezar, la decisión de la cirugía no fue aleatorizada y, en cambio, se dejó a discreción del cirujano tratante. Estos mismos cirujanos también realizaron incisiones en lugar del procedimiento de “ojo de cerradura”, que es menos invasivo y requiere estancias hospitalarias más cortas, retornos más rápidos a la actividad normal y menos infecciones de heridas. Los autores también señalan que la estadía en el hospital de tres días fue una decisión conservadora y que de hecho podría ser más corta con tratamientos antibióticos.

    En cualquier caso, el estudio ofrece una posible nueva opción de tratamiento para una emergencia muy común en todo el mundo.

    Fuente: IFLScience

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...