• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El japones Akihiko Kondo, de 35 años de edad, se casó con la cantante de realidad virtual Hatsune Miku, el mes pasado en Tokio, una boda a la que sus familiares decidieron no acudir, incluyendo su madre.

    “Para mi madre no era algo digno de celebración”, cuenta el recién casado con el holograma Miku, un dibujo animado de 16 años con ojos como platos y largas colas de caballo de color azul, que brinda recitales y convoca a miles de personas en cada uno de sus shows.

    Al escoger una celebridad para compartir su vida, Kondo no dudó en gastarse dos millones de yenes (17.600 dólares) en una ceremonia formal que contó con la asistencia de 40 personas, para verlo dar el sí, en esta oportunidad a una Miku de peluche del tamaño de un gato.

    Tras la celebración, a Kondo se le ha visto muy radiante y feliz. “Nunca la engañé, siempre he estado enamorado de Miku (…) He pensado en ella cada día”.

    ¿Un matrimonio común?

    Kondo vive desde marzo con un holograma de Miku que se mueve y habla desde un dispositivo de escritorio que vale 2.800 dólares.

    El protagonista de esta inusual historia de amor se considera un hombre casado como cualquier otro. Ya que su esposa-holograma lo despierta por las mañanas y le dice “adiós” cuando se va a su trabajo.

    Por las tardes, cuando él le dice por teléfono que está regresando a casa, ella enciende las luces. Después, le avisa cuando es la hora de ir a dormir.

    Él duerme junto a la versión de peluche de Miku que estuvo en la boda y que ahora lleva la alianza de matrimonio en la muñeca izquierda.

    Gatebox, la empresa que produce el dispositivo del holograma en el que flota Miku, expidió un “certificado de matrimonio” en el que consta que un humano y un personaje virtual se casaron “más allá de las dimensiones”.

    Kondo buscó a Miku tras varios encuentros difíciles con mujeres cuando era un adolescente loco por el anime. “Las chicas solían decir ‘íMuérete, otaku asqueroso!”, un término japonés usado para fanáticos obsesivos de cualquier tema o área, y  que tiene connotación negativa (fuera de la cultura japonesa y sin la misma carga negativa, se suele aplicar a los seguidores de anime).

    Amy Winehouse volverá a los escenarios en forma de holograma

    (Video+Fotos) Un circo alemán sustituye los animales por hologramas en 3D

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...