• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La edición de genes para corregir el ADN defectuoso en embriones humanos, está un paso más cerca de convertirse en realidad, luego de que un grupo de científicos demostrara que es posible corregir los problemas genéticos en ratones, antes del nacimiento.

    Los investigadores utilizaron la herramienta de edición de genes Crispr-Cas9 para introducir una mutación en un gen que, de lo contrario, causaría una insuficiencia hepática letal en ratones. Si bien anteriormente se demostró que el enfoque funciona en ratones después del nacimiento, el último estudio demostró que también es posible realizar los cambios in utero.

    Sin embargo, los científicos recalcaron que pasará algún tiempo antes de que dicho enfoque esté listo para ser usado en humanos.

    “Este es un estudio de prueba de concepto, es el estudio inicial. Hay muchos más estudios en modelos de ratones, así como en modelos de grandes animales, que deben realizarse antes de siquiera considerar hacerlo clínicamente”, dijo el Dr. William Peranteau, cirujano pediátrico y fetal del Hospital de Niños de Filadelfia y uno de los líderes del estudio.

    Incluso si el enfoque finalmente se aplicara en humanos, la mayoría de los trastornos genéticos estaría fuera de su objetivo, dijo Peranteau. “La enfermedad ideal para tratar con este enfoque sería una que cause una morbilidad o mortalidad significativa antes o poco después del nacimiento, para la cual actualmente no existe un buen tratamiento”, dijo.

    Crispr es una técnica de edición de genes que puede usarse para cambiar mutaciones.

    Escribiendo en la revista Nature Medicine, investigadores estadounidenses informaron sobre la serie de experimentos que realizaron para explorar la edición de genes en fetos de ratón utilizando una forma modificada de Crispr, que puede alterar “pares de bases” individualmente: las moléculas que se unen para formar los peldaños de la doble hélice del ADN, pero solo cortando una hebra de ADN. “En teoría, es más seguro y evita muchas de las preocupaciones que se han publicado recientemente sobre el estándar Crispr”, dijo Peranteau.

    Después de demostrar que era posible realizar un cambio en un punto particular del ADN de las células hepáticas, el equipo se enfocó en una condición conocida como tirosinemia hereditaria tipo 1, una enfermedad genética que evita que el cuerpo descomponga un amino ácido llamado tirosina correctamente y,  si no se trata, puede causar la muerte.

    “La incidencia en humanos es de aproximadamente 1 en 100.000”, dijo Peranteau, y agregó que si bien hay medicamentos disponibles para esta afección en particular, otras enfermedades hepáticas podrían ser buenas candidatas para el tratamiento de edición.

    El equipo usó ratones con una mutación genética que produjo una condición similar a la tirosinemia hereditaria tipo 1 y los incubó en madres que tomaban un medicamento llamado nitisione. Luego, a 26 de los fetos se les inyectó un virus que contiene las instrucciones genéticas para crear la herramienta de edición de genes. A otros 27 se les inyectó el mismo virus pero sin la información para la herramienta.

    Después del nacimiento, los ratones bebés ya no recibieron la droga y el equipo se dedicó a observarlos.

    “En los ratones no tratados, todos murieron a los 21 días de vida”, dijo Peranteau. Pero los que habían sido tratados pudieron sobrevivir hasta el final del estudio (a los tres meses) y parecían muy similares a otro grupo al que no se había inyectado nada y se mantenía con el medicamento. No se observó ninguna edición de genes en las madres que habían dado a luz a los ratones.

    Robin Lovell-Badge, jefe de la división de biología de células madre y genética del desarrollo en el Instituto Francis Crick de Londres, dio la bienvenida al estudio.

    “Estos son importantes experimentos de prueba de principio que sugieren que las enfermedades hepáticas heredadas genéticamente podrían evitarse corrigiendo un defecto antes de que el efecto de la mutación haya comprometido la función hepática en el recién nacido”, dijo.

    Añadió que era importante que el tratamiento se realice antes de que el sistema inmunológico esté lo suficientemente maduro como para reconocer los virus utilizados como extraños.

    Lovell-Badge agregó que “se debe enfatizar que este es un estudio realizado con ratones. La traducción de cualquier enfoque de terapia génica a los fetos humanos planteará desafíos significativos”.

    Fuente: The Guardian

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...