• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Beam

    El ‘Beam’ (Bigelow Expandable Activity Module), acoplado a la Estación Espacial Internacional. Imagen: AP

    El empresario y multimillonario estadounidense Robert Bigelow, pronto estará probando, en colaboración con la NASA, su última innovación: un módulo espacial inflable y habitable.

    Un cohete SpaceX Falcon despegará desde Cabo Cañaveral hacia la Estación Espacial Internacional que orbita la Tierra, llevando un módulo inflable hecho de un material parecido al Kevlar, que podría marcar el comienzo de la habitabilidad en el espacio.

    El plan es inflar el ‘Beam’ (Bigelow Expandable Activity Module) y probarlo por dos años, para ver cómo se desenvuelve en el ambiente extremo del espacio, observar su resistencia y permanencia al posible impacto de basura espacial a gran velocidad y de los micrometeoritos que circundan al planeta.

    Los astronautas que habitan la Estación Espacial Internacional deberían ser capaces de entrar al balón y probar si es posible crear hábitats manipulados por humanos en el espacio.

    “Esperamos que esto nos acerque a nuestro objetivo”, dijo a Washington Post Robert Bigelow, fundador de la compañía Budget Suites of America, quien invirtió 290 millones de dólares en esta tecnología. Si se prueba su funcionalidad, Bigelow cree que podría crear hábitats en la Luna o más allá.

    El actual ‘Beam’ en toda su extensión, crece hasta 3,2 metros de ancho y 172 metros cúbicos; un tamaño aproximado al de una carpa para ocho personas. Pero ese es sólo el comienzo, porque la compañía está planificando un módulo 20 veces más grande que estará listo para ser probado en 2020.

    El habitáculo está diseñado para alojar a un grupo de seis personas cómodamente; con muros de 45 centímetros de grosor, diversos radiadores solares y termales, literas semi-privadas, un excusado para gravedad cero, cuatro ventanas y dos sets de propulsores a control.

    El concepto de arquitectura expansible es mérito de los ingenieros de la NASA, quienes buscan formas de crear ambientes habitables lo suficientemente grandes como para alojar grupos que viajen a Marte.

     

     

    Fuente, The Guardian

    CCV, El Ciudadano

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...