• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Las autoridades de salud estadounidenses están preocupadas por el aumento de una enfermedad rara y misteriosa que está afectando principalmente a los niños. hay reportes de más de 120 casos confirmados o sospechosos, con algunos síntomas como parálisis en brazos y piernas.

    De ellos, 62 casos de mielitis flácida aguda (MFA) se han confirmado en 22 estados, según Nancy Messonnier, alta funcionaria de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). En más del 90% de los casos se trata de niños menores de 18, con una edad promedio de cuatro años.

    El aumento de casos ha desconcertado a los funcionarios de salud, quienes el martes anunciaron un cambio en la forma de registro y conteo y manifestaron la necesidad de poner atención sobre esta grave condición, para que los padres busquen atención médica urgente si su hijo desarrolla síntomas, por un lado, y para que los informes de la enfermedad puedan transmitirse rápidamente a los CDC.

    “Entendemos que las personas, particularmente los padres, están preocupados por la MFA”, dijo Messonnier, directora del Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias. A pesar de las pruebas de laboratorio y otras pruebas exhaustivas, los CDC no han podido encontrar la causa en la mayoría de los casos. “Hay mucho que no sabemos sobre la MFA y me siento frustrada, porque a pesar de todos nuestros esfuerzos, no hemos podido identificar la causa de esta misteriosa enfermedad”, dijo.

    El aumento de casos ha estado ocurriendo desde 2014, generalmente en agosto y septiembre, y según el CDC, se sabe de un niño que murió con el trastorno en 2017.

    Un niño afectado por MFA. Imagen de HispanTV.

    Ya que las autoridades de salud no han podido determinar cómo se propaga la enfermedad, están comenzando a contar los casos sospechosos y los confirmados, para anticipar mejor los aumentos en los próximos meses, dijo Messonnier.

    No existe un tratamiento específico para el trastorno y se desconocen los resultados a largo plazo, pero se sabe que es grave y que afecta el sistema nervioso, específicamente la médula espinal. Las afecciones neurológicas como esta tienen una variedad de causas; pueden ser virus, toxinas ambientales o trastornos genéticos.

    Entre los casos investigados se informaron cinco funcionarios de salud de Maryland en las últimas semanas, dijo una portavoz del departamento de salud. El primer caso de Maryland se reportó el 21 de septiembre. Este año no se han reportado casos conocidos en Virginia ni en el  Distrito, pero hubo tres casos confirmados en 2016, según funcionarios del departamento de salud.

    “Sabemos que esto puede ser aterrador para los padres y que muchos quieren saber qué signos y síntomas deberían observar en sus hijos”, dijo Messonnier. Deben buscar atención médica de inmediato si su hijo presenta una debilidad repentina o pérdida del tono muscular en los brazos y las piernas.

    Algunos pacientes diagnosticados con esta afección se han recuperado rápidamente, pero algunos continúan con parálisis y requieren atención continua, dijo.

    Los CDC comenzaron a rastrear la condición en 2014, cuando hubo 120 casos confirmados. Luego, en 2016, hubo 149. Los funcionarios dijeron que es demasiado pronto para saber si el total para 2018 superará los años anteriores, pero los datos reportados el martes representan “un número sustancialmente mayor que en los meses previos de este año”, dijo Messonnier.

    Ella recalcó la importancia de que padres y médicos recuerden que esta es una condición rara que afecta a menos de uno en un millón de personas menores de 18 años. “Como padre, entiendo lo que es tener miedo por su hijo, pero los padres deben saber que la MFA es rara, incluso con el aumento de casos que estamos viendo ahora”.

    Aún así es necesario crear conciencia sobre los síntomas para asegurarse de que los padres busquen atención médica de inmediato si sus hijos muestran síntomas relacionados.

    La agencia sabe que el poliovirus no es la causa de estos casos, porque los CDC han analizado todas las muestras de heces de pacientes y ninguno ha dado positivo. Messonnier dijo que el virus del Nilo Occidental, que había sido catalogado como una posible causa en el sitio web de los CDC, no está causando las enfermedades.

    Los funcionarios de salud han determinado que en algunas personas, la afección se debió a una infección con un tipo de virus que causa una enfermedad respiratoria grave.

    La agencia no sabe quién puede estar en mayor riesgo de desarrollar esta condición o por qué razones. Los CDC han analizado muchas muestras diferentes de pacientes con esta afección para detectar una amplia variedad de patógenos o gérmenes que pueden causar MFA. Pero hasta ahora, no se ha detectado sistemáticamente ningún patógeno en el líquido cefalorraquídeo de los pacientes.

    Messonnier dijo que los padres pueden proteger mejor a sus hijos de enfermedades graves tomando medidas de prevención, como lavarse las manos, mantenerse al día con las vacunas recomendadas y usar repelente de insectos para prevenir picaduras de mosquitos peligrosos.

    Algunos niños paralizados por la MFA han llegado a recuperar su capacidad para caminar, pero necesitan tiempo. Aunque no existe un tratamiento específico, los neurólogos especialistas en el tratamiento de enfermedades del cerebro y la médula espinal pueden recomendar ciertas intervenciones, como la terapia física u ocupacional caso por caso.

    Fuente: The Independent

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...