• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Gracias al desarrollo de una nueva técnica basada en la creación artificial de espermios, se logró que ratones con infertilidad genética fueran capaces de fecundar. El objetivo final es tomar este nuevo método y aplicarlo a los humanos en el futuro.

    El sexo de los seres humanos es determinado por la combinación de cromosomas. Las mujeres normalmente tienen una combinación de XX mientras los hombres tienen XY. Pero la división de las células no es siempre igual y algunos hombres nacen con una X adicional, lo que los hace tener una combinación de XXY, o con una Y adicional que los convierte en XYY.

    Se cree que alrededor de 1 en 500 hombres nace con cromosomas XXY, mientras aproximadamente 1 en 1.000 nace con doble Y. Uno de los síntomas más comunes de estas excepciones es la infertilidad, y esto es lo que motivó a los investigadores a trabajar por encontrar una solución.

    Crearon dos cepas de ratones, una con cada cromosoma extra (X o Y). Luego intentaron ver si podían extraer células de la piel de la oreja y convertirlas en células madre pluripotentes, que en teoría pueden transformarse en cualquier célula del organismo.

    Los autores, quienes publicaron sus resultados en la revista Science, encontraron que cuando cultivaban las células fibroblasto del tejido de la oreja para convertirlas en células madre, un tercio de ellas eliminaba el cromosoma extra que causaba infertilidad. Entonces tomaron estas células “mejoradas” y las guiaron para que se transformaran en pre-espermios. Luego las inyectaron en los testículos de los ratones donde, expuestos a las condiciones correctas, se esperó que madurasen para llegar a ser espermatozoides plenamente funcionales.

    “Actualmente no hay forma de hacer espermios maduros fuera del organismo”, explica James Turner, autor principal del estudio. “En nuestros experimentos con ratones tenemos que inyectar células que tienen el potencial de volverse espermios una vez dentro de los testículos, para ayudarlas a terminar su desarrollo. Pero nosotros encontramos que esto causa tumores en algunos de los ratones”, agrega Turner.

    Los autores descubrieron que al inyectar el esperma en los testículos de los animales, entre un 29 y un 50 por ciento desarrollaba tumores. Evidentemente esto haría que el método sea inaceptable para los humanos y por eso los autores están trabajando para hacer madurar a los espermios en tubos de ensayo.

    Vía IFLScience

    El Ciudadano

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...