• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

     

     

    x5rw2zfyddkipoeb6rrd

    Un niño a la edad de 26 semanas entró al mundo mediante una cesárea mientras seguía envuelto dentro del saco amniótico. Inmediatamente después de la cirugía se pudo ver como el bebé, Silas Philips, todavía estaba en posición fetal dentro del saco. Increíblemente, el niño aún recibía oxígeno a través del cordón umbilical entregado por la placenta hasta que se rompió el saco. El médico tenía un plazo corto para sacar al niño del saco, el cual tenía que romper con los dedos.

    adtf514vov7o0jdrcl8z

    Este tipo de parto no es algo común, aproximadamente uno de 80.000 partos se realizan con el saco intacto, el cual normalmente se rompe durante las labores y es una fina membrana llena de líquido amniótico. Generalmente, durante una cesárea es donde se rompe el saco. El bebé actualmente tiene tres meses y se encuentra en buen estado de salud en su casa.

    hvfbag3rvond7d6qyexp

    En tiempos medievales, este tipo de parto se pensaba que era un signo de buena suerte, que el niño estaba destinado a lograr cosas grandes. Supuestamente, Napoleón, Sigmund Freud y David Copperfield llegaron al mundo de esta manera.

    Fuente: i09

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...