• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El Fasat-Alfa falló en 1995, no logrando llegar a órbita. Lo siguió el Fasat-Bravo, satélite lanzado desde el Cosmódromo de Baikonur (Rusia) en 1998 y que dio 13 mil vueltas alrededor de la Tierra hasta mediados del 2001, cuando concluyó su fase operativa.


    satelite
    Hoy Chile tiene un nuevo desafío: el proyecto Aurora, que contempla tener -en el plazo de 2 años- un nuevo satélite orbitando nuestro planeta. Una máquina tecnológica que será construida por el consorcio European Aeronautic and Space Company (EADS) y que tendrá un costo de 40 millones de dólares.
    Argentina, Brasil y Colombia ya cuentan con satélites similares, por lo que -según el gobierno- la adquisición no significará un desequilibrio en la zona y en cambio, prestará un servicio al país en materias como “el control ambiental, el desarrollo agrícola, la protección forestal y la planificación territorial”, indicó la ministra de Defensa, Vivianne Blanlot.
    Otra de las tareas que llevará a cabo el satélite, son las de resguardo de fronteras terrestres y marítimas, entregando datos de importancia para las fuerzas armadas y los servicios de inteligencia nacional, quienes han permanecido un tanto herméticos a entregar mayores informaciones al respecto.
    Lo que sí se sabe hasta el momento, es que Chile ha sido espiado desde el espacio durante muchos años por Estados Unidos y otros países, dejándonos en una posición de desventaja de conocimiento estratégico del uno sobre el otro. Cada vez que necesitamos información satelital debemos pagar por ella, mientras los poderosos nos vigilan por sobre nuestras cabezas.
    Chile se desarrolla, Chile conectará de seguro su satélite con otras fuentes de antecedentes espaciales y terrestres; sin embargo, la pregunta seguirá siendo si un ciudadano común y corriente tendrá acceso al torrente de datos y cifras útiles, derivadas del gasto país en beneficio de “toda una nación”.

    Tio Remos

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...