• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La Administración Espacial de Aerostática y el Espacio (NASA, por su sigla en inglés), presentó este miércoles el traje espacial SpaceX que utilizarán los astronautas en sus misiones en el espacio.

    La indumentaria contiene varias características que benefician la comodidad de los astronautas. Una de ellas es el casco, estructurado para integrar directamente las válvulas.  Además se agregó un bloqueo de la visera, micrófonos y canales para la refrigeración de aire.

    El traje, cuyo prototipo se dio a conocer en 2015, está diseñado para que las conexiones externas necesarias -energía, agua y aire- pasen por un solo panel umbilical ubicado en el centro del muslo derecho, y le permitan a los astronautas trabajar en condiciones extremas, incluido el vacío.

    Bob Behnken, de 48 años, y Doug Hurley, de 51, serán los primeros tripulantes que utilizarán los trajes en una misión que se desarrollará en abril de 2019. Ambos astronautas estuvieron involucrados en la creación de la nueva indumentaria que consta de una sola pieza al cuerpo, con botas y guantes grises, además del casco.

    “Algunos eran muy pesados, con mucho metal. A veces era difícil ver por el diseño del casco, tomaron esos comentarios y diseñaron el traje, el cual también es bonito, que aunque no era un requisito, ciertamente lo apreciamos”, expresó Hurley, citado por el sitio web Teslarati.

    ¿Para qué sirve un traje espacial?

    Un traje espacial es mucho más que un conjunto de prendas que los astronautas usan en los paseos espaciales, ya que está totalmente equipado con los elementos que requieren para cumplir sus misiones.

    Los trajes espaciales brindan protección a los astronautas frente a las temperaturas extremas a las que son sometidos. En la órbita de la Tierra, la temperatura puede llegar a -157 grados centígrados. Mientras, bajo la luz del sol, la temperatura puede llegar a +121 grados centígrados.

    Estas indumentarias ofrecen a los astronautas oxígeno para la respiración en el vacío, evitan que se lastimen con pequeñas piezas de polvo espacial y los protegen de las radiaciones y la luz solar intensa.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...