• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En los últimos años, las bacterias se han vuelto cada vez más resistentes a los antibióticos, nuestra arma más poderosa contra ellos.

    En general se piensa que la resistencia se crea por el uso excesivo de antibióticos, pero ahora parece que hay otros medicamentos que también pueden desempeñar un papel importante.

    Específicamente, como acaban de descubrir los investigadores de la Universidad de Queensland en Australia, un fármaco llamado fluoxetina, un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS), y el ingrediente clave de los antidepresivos como Prozac y Sarafem.

    Los investigadores se embarcaron en el estudio para demostrar que no son solo los antibióticos los que están desencadenando el surgimiento de la superbacteria, en un trabajo publicado en Environment International.

    “Nuestro estudio anterior informó que el triclosán, un ingrediente común en la pasta de dientes y el lavado de manos, puede inducir directamente la resistencia a los antibióticos”, dijo el ingeniero Jianhua Guo del Centro de Gestión Avanzada del Agua de la Universidad.

    “También nos preguntamos si otros productos farmacéuticos no antibióticos, como la fluoxetina, pueden inducir directamente la resistencia a los antibióticos”, dijo.

    La prueba incluyó la exposición de la bacteria Escherichia coli (o E. coli) a diferentes concentraciones de fluoxetina, en baños de temperatura corporal que se cambiaron diariamente durante 30 días.

    Después de esto, las bacterias mutadas se transfirieron a placas de agar que contenían un antibiótico. Los investigadores encontraron que estas bacterias tenían una resistencia hasta 50 millones de veces mayor a los antibióticos cloranfenicol, amoxicilina y tetraciclina, en comparación con el control.

    Los investigadores vieron que cuanto más fuerte era la concentración de fluoxetina, más rápidamente mutaba la bacteria con el tiempo.

    También hallaron que las bacterias mutantes, aisladas con resistencia a uno de esos antibióticos, también mostraron múltiples resistencias contra fluoroquinolonas, aminoglucósidos, β-lactámicos, tetraciclina y cloranfenicol.

    Se cree que para 2050, las superbacterias resistentes a los antibióticos matarán a 10 millones de personas por año.

    Según los investigadores, hasta el 11% de la fluoxetina de los medicamentos viaja a través del cuerpo sin cambios y entra al medio ambiente a través del sistema de alcantarillado después de que el paciente lo orina.

    “La fluoxetina es una droga muy persistente y bien documentada en un entorno más amplio, donde los niveles ambientales fuertes pueden inducir la resistencia a múltiples medicamentos”, dijo Guo.

    “Este descubrimiento proporciona  fuerte evidencia de que la fluoxetina causa directamente resistencia a múltiples antibióticos a través de la mutación genética”, recalcó el investigador.

    Eso no significa que todos deban dejar de tomarlo inmediatamente; para muchas personas, la fluoxetina es un medicamento que ayuda a vivir, sin embargo, el estudio apunta a áreas que necesitan ser investigadas, como si afecta directamente al microbioma dentro del cuerpo humano o si otras drogas no antibióticas podrían estar teniendo un efecto similar.

    Un estudio de 2016 estimó que para 2050, las superbacterias resistentes a los antibióticos matarán a 10 millones de personas por año. Entonces, es de vital importancia encontrar una manera de solucionarlo.

    Fuente, Science Alert

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...