Un asteroide amenaza con impactar y destruir parcialmente la Tierra

Muchos asteroides y cometas se han acercado al planeta Tierra en los últimos 20 años, algunos han pasado muy cerca, amenazando con impactar y alterar la vida humana. El último reporte de la agencia espacial estadounidense, la NASA, reportó más de 18 mil objetos de este tipo desde 1999 hasta 2018, pero la amenaza ahora tiene un nuevo nombre, se llama Bennu.

Mide casi 500 metros de diámetro y su imagen fue tomada por la sonda espacial robótica OSIRIS-REx, mientras viaja alrededor del Sol a una velocidad de más de 100.000 kilpometros por hora.

Se trata de un objeto próximo a la Tierra o NEA (Near-Earth Asteroid) que podría impactar contra la Tierra el 21 de septiembre del 2135, y destruirla parcialmente.

Bennu es un asteroide que orbita alrededor del Sol, completa su órbita en 436.604 días (1,2 años) y una vez cada seis años se acerca a la Tierra. Debido a su proximidad con nuestro planeta, existe una alta posibilidad de que Bennu impacte en la Tierra.

“Esta imagen fue capturada por el sistema de imágenes MapCam de OSIRIS-REx el 12 de diciembre de 2018, mientras la nave volaba sobre la región ecuatorial de Bennu durante el Estudio Preliminar de la misión del asteroide”, informó la agencia.

La imagen fue tomada desde una distancia de aproximadamente ocho millas (13 kilómetros), mientras la nave espacial viajaba hacia el asteroide.

La OSIRIS-REx —acrónimo de varios de los instrumentos que lleva la nave— partió el pasado 9 de septiembre de 2016 desde Cabo Cañaveral, en Florida, y tardó dos años en llegar a su objetivo, el cual, como lo ha aclarado la NASA, no es destruir el asteroide, solo estudiarlo.

De hecho, la sonda aterrizará en Bennu en 2020, donde tomará muestras del asteroide para traerlas a la Tierra.

La NASA reporta que rocas de este tipo y similares son observadas por los especialistas y el promedio es de, al menos, 40 por semana.

Sin embargo, la probabilidad de que uno de estos objetos rocosos pueda impactar realmente con la Tierra es relativa, por no decir nula.

Lo que sí aseguran los estudiosos del área es que se mantienen monitoreando este tipo de amenazas extraterrestres para detectar y prevenir cualquier colisión con el planeta azul.

Un trabajo especial de la cadena CNN en Español destaca que la NASA trabaja en el diseño de una nave que a futuro pueda “desviar asteroides que puedan llegar a la Tierra”.

En 2016, el número de NEAs superó los 15.000, con un promedio de 30 descubrimientos añadidos cada semana, según observadores del Mount Lemmon Survey, del Catalina Sky Survey, un proyecto financiado por la NASA.

Este hito marcó un aumento del 50 % en el número de NEAs conocidos desde 2013, cuando los descubrimientos llegaron a 10.000 en agosto de ese año.

«La creciente tasa de descubrimiento se debe a las encuestas y los telescopios mejorados que entraron en funcionamiento en los últimos años», dijo la coordinadora para la observación de estos objetos en la NASA, Kelly Fast.

«Pero aunque estamos haciendo grandes progresos, todavía nos queda un largo camino por recorrer«, dijo, citada en La Tribuna.

Se estima que sólo el 27 % de los asteroides de 140 metros y más grandes han sido encontrados hasta la fecha. Por tanto, el Congreso de EE. UU. ordenó a la NASA encontrar más del 90 % de ellos para 2020.

«Si bien no hay hasta ahora ningún NEA conocido que plantee un riesgo de impacto con la Tierra en los próximos 100 años, hemos encontrado la mayoría de los asteroides más grandes, pero hay muchos pequeños potencialmente peligrosos pendientes de encontrar», asegura el oficial de Defensa Planetaria de la NASA Lindley Johnson.

Tres asteroides pasarán cerca de la Tierra pero son inofensivos

Alerta la Nasa: tres asteroides pasarán velozmente cerca de la tierra

4,171,501FansMe gusta
116,489SeguidoresSeguir
290,291SeguidoresSeguir
16,285SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

La secreción glandular de este anfibio puede aliviar la depresión por...

Un estudio reciente muestra cómo la secreción lechosa y psicoactiva que brota de las glándulas de un sapo norteamericano, podría convertirse en un tratamiento...